Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Atlético B mereció el triunfo ante el Real Madrid Castilla

Excelente partido de un Atlético B que dominó al Real Madrid Castilla y marcó los dos goles del choque, aunque uno fuera en propia meta. El gol de César no fue suficiente para ganar y un autogol de Domínguez, en su intento de despejar un centro lateral, puso las tablas que, a la postre, fueron definitivas. El conjunto rojiblanco salió sin complejos en casa del líder, el Real Madrid Castilla. Después de una racha extraordinaria de triunfos, el cuadro de Julen Lopetegui se encontró a un equipo que le plantó cara, supo jugarle de tú a tú y que le creó muchos problemas, tantos que el técnico blanco tuvo que modificar su planteamiento a la media hora de partido, cuando el Atlético B dominaba en el marcador gracias al gol de César. Los rojiblancos volvieron a jugar con trivote y con un tridente en ataque formado por Didi, Ramos y Cedric. Los contragolpes del conjunto de Abraham García sembraron el pánico en Valdebebas, pues las entradas por banda tanto de Didi como de Cedric llevaron mucho peligro tanto en la primera como en la segunda mitad. El conjunto rojiblanco sacó provecho de un saque de esquina para adelantarse en el marcador y siguió igual, jugando con la misma sobriedad y muy metido en el choque. Sin embargo, la mala suerte se cebó en uno de los mejores jugadores rojiblancos, Domínguez, quien en su intento de despejar un centro de Javi Hernández introdujo el balón en la meta de De Gea. Pese al empate, los discípulos de Abraham García no alteraron su forma de jugar, continuaron de la misma forma, con desparpajo, buscando los huecos cuando tenían el balón y haciendo sufrir al líder, porque ni la injusta expulsión de Claudio fue suficiente para que los blancos se hicieran con los mandos del partido. El técnico del Atlético B quitó a Cedric para dar paso a Sergio Rodríguez en el momento de la expulsión y poco después a Portilla por Koke para volver a dar mayor frescura en las jugadas de ataque. Y, salvo dos intervenciones de De Gea, que evitó el gol, los de Lopetegui no pudieron romper el buen sistema que tenía el equipo rojiblanco. Incluso, antes de ser sustituido, Cedric tuvo en sus botas el 1-2, pero una buena parada de Adán impidió que el partido acabara como tenía que haber terminado, con color rojiblanco. Buen partido del Atlético B, que se reivindica en casa del eterno rival, el Real Madrid Castilla, en un choque que puede suponer el punto de inflexión en la trayectoria en la Liga.
etiquetas: