Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Atlético de Madrid ficha al delantero Gerard Oliva para la plantilla del filial

Procede del Numancia B, donde marcó 20 goles la pasada campaña

Gerard Oliva Gorgori, nacido en la localidad tarraconense de Reus el 7 de octubre de 1989, ha firmado por dos temporadas por el Atlético de Madrid para incorporarse a la disciplina del filial a las órdenes de Milinko Pantic. Es un jugador corpulento (1,90 centímetros y 81 kilos) y pese a su juventud ha militado en diferentes equipos que le han permitido acumular una buena dosis de experiencia. Desde sus inicios en el Nástic y Reus pasó al Logroñés, para tener una aventura fuera de España en el Catania B. Desde el país transalpino llegó al Numancia para jugar en el filial en Tercera, equipo en el que destacó y la pasada temporada tuvo la oportunidad de jugar tres partidos en el primer equipo en Segunda, debutando frente al Betis. En esta última temporada marcó 20 goles.

En declaraciones a la página web del Atlético, Gerard Oliva dijo que se encontraba feliz porque es un reto importante, un paso adelante en mi carrera deportiva. Estoy con muchas ganas de empezar. El Atlético de Madrid está tirando cada vez más de su cantera y de la gente joven que tiene en sus divisiones inferiores y parece que con el nuevo proyecto aún más va a contar con los jugadores jóvenes. Si ya de por sí motiva jugar en el Atlético de Madrid, lo es más si sabes que van a apostar por la gente de la casa”.

Tener a un entrenador como Milinko Pantic le ilusiona. Nada más nombrarle se le iluminó el rostro. “Por supuesto. Tener a Pantic como entrenador te hace llegar con más ilusión. Sabes que vas a aprender muchísimo con una persona que en el Atlético de Madrid lo ha sido todo como jugador, una pieza fundamental en la época del Doblete y un crack del fútbol en su tiempo. Seguro que con él voy a aprender mucho y a mejorar”, apuntó.

Es consciente que tendrá una dura competencia en su nueva etapa como rojiblanco y considera que aportará “trabajo y si todo va bien espero aportar goles al equipo, que es lo que se le pide a un delantero centro. La pasada temporada tuve la suerte de marcar 20 goles para el filial del Numancia y pude debutar en Segunda con el primer equipo. Me sirvió de experiencia y espero que todo lo que he aprendido hasta ahora me sirva para aclimatarme cuanto antes a Segunda B”.

El objetivo del Atlético B, ahora que se está conformando la plantilla, no va a ser otro que el de mantenerse. “La verdad es que nunca se sabe porque hay temporadas en las que igual parece que no va a haber muchas opciones se da la sorpresa. Con trabajo y esfuerzo cada día se puede conseguir el objetivo que te marques”, finalizó.  

etiquetas: