Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

EL META DEL LUGO FUENLABRADA Y LOS POSTES IMPIDIERON LA VICTORIA ROJIBLANCA

El Atlético B se estrelló contra un muro

El Atlético de Madrid B no pudo romper la muralla del Lugo Fuenlabrada. Abraham, portero visitante, fue la estrella del partido. Arona estrelló dos disparos en los postes.

T. Calvo / FOTO: A. Marín

ATLÉTICO B 0 – 0 LUGO FUENLABRADA

Atlético de Madrid B: Bernabé; Borja González (Labra, 71’), Rafa, Nacho, Dani Espejo; Arona, Andrés (Amath, 51’), Pierre, Tete; Villa y Jorge Katime.

Lugo Fuenlabrada: Abraham; Mendoza, Sierra, Marco, Ceballos; Millán (Mario, 76’), Palacios, Chino, Adrián, Ángel (Fuentes, 63’); y Jony (Marcos, 85’).

Árbitro: Roldán Bernardo (Comité Madrileño). Expulsó por doble amarilla al visitante Adrián (34’ y 44’). Mostró tarjeta amarilla a los locales Jorge Katime (28’), Borja González (59’), Arona (72’) y Dani Espejo (79’); y a los visitantes Ángel (41’), Mendoza (66’) y Chino (87’).

INCIDENCIAS: Ciudad Deportiva de Majadahonda. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Julián García, abuelo de nuestro jugador Andrés, y por las víctimas del Rally de A Coruña.

El partido sólo tuvo un camino, el de ida. Los nuestros fueron los que tuvieron la posesión del balón y las ocasiones pero el equipo no tuvo la frescura que el domingo pasado en el Canódromo y el partido se quedó con el resultado con el que empezó: 0-0.

El Lugo Fuenlabrada, novato en Tercera, celebró su primer punto en la categoría como si hubiera ganado el partido. Y no era para menos. Sobre todo cuando aguantó con 10 jugadores toda la segunda mitad por la expulsión de Adrián en el 44. Antes de ese minuto, el Atlético B había hecho méritos para haberse ido al descanso con ventaja pero empezó el recital de Abraham, con paradas a disparos de Pierre, por dos veces, y Villa. Jorge Katime y Tete enviaron al limbo sus remates.

El asedio a la meta amarilla fue en la segunda mitad. El equipo de José Luis Núñez retrocedió líneas por inercia o por orden del banquillo y lo pasó mal en 20 minutos de ocasiones claras de los nuestros. Primero fue Jorge Katime el que remataba alto un pase de Arona. Luego fue el propio Arona el que vio cómo sus dos remates encontraban primero el palo derecho de la meta visitante y luego el izquierdo. Y, en tres minutos, del 74 al 77, sendas ocasiones de Pierre, Amath y Tete que salvó el portero.

  

Hasta el final, nada que hacer. Los fuenlabreños, incluso, se animaron a ver de cerca a Bernabé pero sin acierto y el partido murió en el área visitante con la desesperación de jugadores y aficionados rojiblancos porque el gol se resistió en la Ciudad Deportiva.