Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

CHELSEA 2-0 ATLÉTICO DE MADRID | CUARTOS DE FINAL | YOUTH LEAGUE

Asedio sin premio en Londres

El Chelsea se llevó el partido con un solo tiro a puerta. Manzanara hizo el primero en propia (38') y Solanke cerró el encuentro con el segundo y definitivo en el 88'.

Iker A. / Foto: Chelsea FC

CHELSEA 2 - 0 ATLÉTICO DE MADRID

Chelsea: Collins; Aina, Tomori, Clarke-Salter, Dasilva, Christensen, Colkett, Boga (Palmer, 77’), Abraham, Solanke, Brown, Palmer.

Atlético de Madrid: C. Marín; Mendiondo (Rodríguez, 46’), Sandro Sakho (Altamirano, 85’), Lucas, Manzanara, Otia, Diedhiou, Mohedano (Špoljarić, 70’), Nuñez, Ezatolahi, Morente.

Árbitro: El árbitro Andreas Ekberg (Suecia) amonestó con tarjeta amarilla al jugador local Aina (80). Hizo lo propio con los visitantes Rodríguez (58’) y Otia (49’).).

GOLES:
1-0. 38’. Manzanara,
en propia puerta
2-0. 88’. Solanke anota de tiro raso con la zurda dentro del área

Nuestro  juvenil de la Youth League quedó eliminado en los cuartos de final al caer derrotado (2-0) frente al Chelsea.

El pase a semifinales se jugaba en un solo encuentro en los campos de entrenamiento del Chelsea entre dos de los mejores equipos del torneo.

En la primera mitad los locales hicieron valedor el cartel de favorito y se adueñaron del balón incomodando la salida de balón rojiblanca con una presión muy intensa, pero sin llegar a terminar las jugadas. A pesar de eso, los de Armando de la Morena no se acobardaron y aguantaron el envite, teniendo a la contra las mejores opciones. La desgracia para el esfuerzo de los nuestros llegó en el 38’ cuando Manzanara introducía en propia el balón para adelantar a los blues.

El descanso sirvió para que el técnico rojiblanco arengase a los suyos y la segunda pare fue totalmente diferente. El acoso de los nuestros se intensificó demostrando que, si el Chelsea quería la victoria tendría que sudar. Las ocasiones se sucedían y el gol visitante rondaba la meta de Collins. Lucas llegaba por banda con facilidad y la entrada de Špoljarić otorgó un aire renovado en el ataque.

Pero no era el día indicado para hacer gol, y tras perdonar hasta tres ocasiones claras dentro del área, Solanke aprovechó una buena jugada trenzada del Chelsea para plantarse solo ante Carlos Marin y batirle por raso, cerrando el 2-0 con el único tiro a puerta local de todo el partido. Un resultado que no hizo justicia al buen juego de los nuestros, que plantaron cara hasta el final, y a pesar de regresar derrotados, dejaron una gran imagen en la máxima competición juvenil europea.