Patrocinadores principales

RIYADH AIR Nike Cívitas

Atlético de Madrid Escudo Atlético de Madrid

BETIS 1-2 ATLÉTICO DE MADRID

Triunfo en Sevilla para cerrar 2019

Correa y Morata, en la segunda parte, decantaron la balanza en favor de nuestro equipo.

BETIS 1-2 ATLÉTICO


Betis: Joel Robles, Emerson, Mandi (Tello, 83'), Bartra, Feddal, Álex Moreno, Guardado (Lainez, 70'), Fekir, Canales, Joaquín y Loren (Borja Iglesias, 60').


Atlético de Madrid: Oblak, Trippier, Felipe, Giménez, Lodi, Thomas, Herrera, Saúl, Lemar (Correa, 56'), João Félix (Llorente, 89') y Morata.


Árbitro: Xavier Estrada Fernández (Comité Catalán). Amonestó a los locales Mandi (51'), Bartra (81') y Guardado (96'); y a los visitantes João Félix (42'), Thomas (55') y Morata (67').


GOLES:

0-1. 58’. Correa
, resolviendo un mano a mano ante Joel Robles.

0-2. 84’. Morata, de tacón, a pase de Correa.

1-2. 93’. Bartra, desde la frontal del área pequeña.

Nuestro equipo concluyó 2019 con su tercer triunfo consecutivo, después de derrotar por 1-2 al Betis gracias a sendos tantos de Correa y Morata después del descanso.

La primera parte resultó muy igualada y ambos conjuntos dispusieron de varias ocasiones de gol. En el minuto 8, Morata avisó enviando un cabezazo al fondo de la red tras un medido centro de João Félix, pero la acción estaba invalidada por fuera de juego del delantero madrileño. Después, en el 17', fue Feddal quien estuvo a punto de inaugurar el marcador, culminando una jugada de estrategia con un testarazo que se estrelló en la madera. Madera con la cual se topó también el propio Morata en el 22', cuando el meta Joel Robles desvió lo justo en un mano a mano para evitar el tanto rojiblanco.

Tanto que llegó, curiosamente, tras otro mano a mano, el segundo para nuestro equipo y ya en la segunda mitad. Solo dos minutos después de ingresar en el terreno de juego, Ángel Correa superó al portero verdiblanco para inaugurar el marcador y también de sus botas nacería el 0-2. En el 84', después de caracolear sobre su marcador, el argentino mandó un centro raso al corazón del área pequeña, donde Morata, de tacón, selló la última victoria rojiblanca del año pese a la postrera diana de Bartra.