Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

DECIDIÓ EL ACIERTO DE LOS VISITANTES

Derrota ante el Rayo Majadahonda

Un gol de Tamayo a falta de un cuarto de hora decidió el derbi de Majadahonda. Los nuestros lo intentaron pero faltó acierto cara al gol.

T. Calvo / FOTO: A. Molina

ATLÉTICO B 0 – 1 RAYO MAJADAHONDA

Atlético de Madrid B: Álex; Solano, Mejías, Álvaro García, Manu Sánchez; Ricard (Riquelme, 65’), Josep Calavera, Toni Moya (Borja Garcés, 78’), Cedric; Óscar (Tropi, 84’) y Camello.

Rayo Majadahonda: Jagoba; Manu Sánchez, Pulido, Adrián Jiménez, Pablo Andrade; Iago Díaz (Tamayo, 68’), Llorente, Jean Jules, Borja Díaz (Fran, 85’); Moyita (Marc Caballé, 89’) y Rubén Mesa.

Árbitro: Guzmán Mansilla (Comité Andaluz). Mostró tarjeta amarilla al local Cedric (39’); y a los visitantes Llorente (27’) yPulido (80’).

EL GOL:
0-1. 76’. Tamayo.

 El derbi de Majadahonda comenzó con intensidad, con un Atlético B volcado sobre la meta del Rayo. Hasta cuatro ocasiones en 9 minutos pudieron romper la igualada pero faltó precisión. Ricard, por dos veces, Óscar y Toni Moya fueron los que remataron sin que lograran su objetivo de marcar. Los majariegos tomaron aire tras un disparo de Moyita que no encontró portería. Sin embargo, la oportunidad más clara para los visitantes fue un remate de Rubén Mesa que desvió a córner Álvaro García de cabeza debajo del larguero. Con ese resultado inicial se llegaría al descanso.

La segunda mitad empezó con juego trepidante por ambos bandos, con un Rayo incisivo, que tuvo las dos primeras ocasiones por medio de Rubén Mesa y Moyita, a las que respondió bien Álex. La respuesta no se hizo esperar y un centro de Toni Moya lo remató Camello atajando Jagoba en el minuto 60. Y, dos después, era Manu Sánchez el que disparó para que detuviera el meta visitante.

Sin embargo, entre el intercambio de golpes el más certero fue el Rayo Majadahonda. Tamayo acertó a marcar en una jugada de contragolpe a falta de un cuarto de hora para el final y, pese a los intentos de los nuestros, el marcador no se vio alterado.