Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

DECIDIERON UN GOL EN PROPIA META DE GODÍN Y DOS DE BORJA IGLESIAS

Derrota en el RCDE Stadium

El gol en propia meta en el último minuto del primer tiempo y otro en el inicio del segundo fueron determinantes. Borja Iglesias, en el último minuto de partido y de penalti puso el 3-0.

T. Calvo / FOTO: Á. Gutiérrez

ESPANYOL 3 – 0 ATLÉTICO

Espanyol: Diego López; Rosales (Víctor Sánchez, 85’), Naldo, Mario Hermoso, Pedrosa; Melendo (Sergio García, 91’), Darder, Marc Roca, Granero; Borja Iglesias y Wu Lei (Puado, 78’).

Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Savic (Correa, 46’), Godín, Filipe Luis; Koke, Rodrigo (Montero, 59’), Saúl, Lemar (Vitolo, 59’); Griezmann y Morata.

Árbitro: Munuera Montero (Comité Andaluz). Mostró tarjeta amarilla al local Marc Roca (38’); y a los visitantes Saúl (18’) y Morata (59’).

GOLES:
1-0. 45’+1’. Godín en propia meta
al despejar un centro de Pedrosa que se introduce en la red tras pegar en el poste derecho.
2-0. 52’. Borja Iglesias supera a Oblak tras un pase en profundidad de Melendo.
3-0. 89’. Borja Iglesias, de penalti.

 El Atlético de Madrid saltó al césped del RCDE Stadium con el objetivo de sumar los tres puntos para asegurar el segundo puesto en LaLiga. El equipo lo intentó y estuvo a punto de inaugurar el marcador hasta con cuatro ocasiones de gol. Primero llegó una doble ocasión en el minuto 12, tras un centro de Juanfran que cabeceó Morata y, cuando parecía que Diego López se hacía con el esférico, se le escapó y Koke, que seguía la jugada, remató, salvando Mario Hermoso cuando el balón buscaba la red. En ese mismo saque de esquina, un testarazo de Savic se marchó fuera por muy poco.

La respuesta del Espanyol llegó poco después, cuando Granero obligó a Oblak a detener el esférico con un disparo lejano. Fue una oportunidad esporádica de los pericos porque los nuestros volvieron a la carga y tras un buen juego combinativo llegaron dos ocasiones, una de Saúl en un cabezazo a la salida de un córner lanzado por Lemar. Y fue el francés el que lanzó un disparo desde la frontal que Diego López desvió con apuros a córner en el minuto 42. Y cuando todo parecía que iba a terminar en tablas llegó la internada de Pedrosa con centro al corazón del área y Godín, en su afán por despejar, desvió el esférico y entró tras pegar en el poste. Un resultado que no hacía justicia a lo que se había visto en la primera mitad.

Ese gol marcó el devenir del encuentro porque si Filipe Luis puso un centro al que no llegó por centímetros Morata en el inicio de la segunda mitad, los locales aprovecharon un contragolpe para que Borja Iglesias hiciera el 2-0 en el minuto 52. Simeone realizó pronto los cambios en busca de una reacción y tras la entrada de Correa en el descanso dio entrada a Vitolo y Montero a falta de media hora para el final. Morata cabeceó alto en el 63 pero los blanquiazules pusieron en aprietos a Oblak con dos remates, uno de Darder y otro de Borja Iglesias, que desvió el esloveno de manera magistral.

Sin embargo, pese a los intentos por hacer gol, llegó la derrota frente al Espanyol. Ya en la recta final, con un gol de penalti de Borja Iglesias para aumentar el guarismo final. Ahora, a pensar en la despedida de la temporada en el Wanda Metropolitano el próximo domingo 12 frente al Sevilla.