Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

Dos goles en los momentos claves del encuentro dan la victoria al Levante (2-0)

El equipo rojiblanco suma su tercera derrota consecutiva

El Atlético de Madrid no pudo romper la mala racha que le persigue y sumó su tercera derrota consecutiva tras caer derrotado contra el Levante, 2-0. Un gol en el inicio del encuentro, y otro al poco de iniciarse la segunda parte, fueron clave para que el conjunto granota obtuviera el triunfo ante el Atlético de Madrid. Los de Quique lo intentaron de todas las formas posibles, pero que no tuvieron un buen día y sumaron una derrota que le aleja de los primeros puestos.  
 
El Atlético de Madrid era consciente de que si quería aspirar a estar en los puestos europeos al final de la primera vuelta tenía que dar un golpe en la mesa contra el Levante. Las últimas derrotas del equipo ante el Espanyol y el Aris habían dejado dudas acerca del futuro del equipo. Era un partido para demostrar de lo que era capaz. El preparador rojiblanco, Quique Sánchez Flores por esa razón, dio un vuelco a la alineación. Volvió a contar en la parcela ancha con Raúl García y Assunçao, pero la inercia de la mala racha persigue a los rojiblancos que no pudieron ganar el choque.  
 
El partido comenzó vibrante, con un Atlético metido en el mismo, pero casi en la primera jugada del partido, Nano aprovechaba un balón suelto en el área para cabecear sólo al fondo de la red. Un duro golpe para los de Quique que debían comenzar con desventaja en el marcador. Pero eso no repercutió en el juego rojiblanco.

Mandó y controló el choque. La posesión fue suya, pero le faltó el último pase con los de arriba. Llegaba con facilidad a las inmediaciones de Reina, pero ahí morían los balones. El Levante, con el marcador favorable, planteó un partido muy serio. Replegado en una doble línea de cuato cerró cualquier posible penetración a su área y cerró los lanzamientos de fuera del área de su adversario. Aunque no renunció al ataque y en los primeros 24 minutos dispuso de dos claras ocasiones para haber aumentado el marcador.

El Atlético seguía queriendo lograr la deseada igualada, pero ni en jugada ni en saques de esquina inquietaba a Reina, que siempre estuvo muy acompañado por su defensa. Dado que ese resultado no era favorable para los intereses rojiblancos, Quique buscó darle un nuevo impulso al choque con la entrada de Mario Suárez en el minuto 31, pues Assunçao estaba con una cartulina amarilla y corría el riesgo de ser expulsado.

El Levante demostró su buen hacer. No quería complicarse y con un juego sencillo y al primer toque puso en aprietos a los rojiblancos. Xisco Nadal en la banda era un puñal. Sus pocas, pero siempre acertadas llegadas por la banda, dejaban siempre una jugada de peligro.

Las tres últimas oportunidades de gol serían para los rojiblancos. Antonio López en el tiempo de descuento estrellaba un balón en el pecho de un adversario. El posterior rechace llegó a Forlán, que de fuerte disparo, obligó a Reina a despejar a córner. El posterior saque de esquina llegó a Reyes, que desde fuera del área, lo intentó, pero la pelota se fue fuera por poco.

Tras el descanso, el Atlético de Madrid salió con ganas de remontar. Quería repetir la experiencia de su anterior salida en San Sebastián. Había que darle la vuelta al encuentro para conseguir una victoria que le permitiera luchar por las primeras posiciones de la Liga. El resultado era idéntico al de aquella ocasión y el tiempo el mismo: 45 minutos.  

Pero el choque no comenzó de la manera deseada. Los rojiblancos no eran los dueños del balón y en el 48 Caicedo pudo establecer el segundo tanto de la tarde, pero afortunadamente para los intereses rojiblancos, De Gea acertó a despejarla. Los nervios estaban llegando a las piernas de los rojiblancos, que no conseguían dar varios pases seguidos, y era el que iba por delante en el marcador, el Levante el que estaba creando más peligro.

El Kun Agüero lo intentó en el minuto 54 desde fuera del área. El dominio no era rojiblanco y el mayor peligro estaba en las jugadas del Levante. Lo peor llegó en el minuto 58 cuando Simao sacó mal una falta y Caicedo robó el balón. Se fue en velocidad y desde fuera del área acertó con la escuadra para conseguir el segundo tanto del partido.

Quedaban 32 minutos por delante para intentarlo. Pero la ventaja en el marcador, y el estado anímico favorable del Levante, dificultaban las acciones rojiblancas en busca de los goles. Forlán en el 68 tras un pase desde la banda lo intentó, pero el lanzamiento se fue alto. Los minutos iban pasando velozmente y las ocasiones no llegaban. Los rojiblancos no llegaron ni en jugadas elaboradas, ni en jugadas a balón parado. Así consumaron la tercera derrota consecutiva y se alejan de las primeras posiciones de la Liga.

LEVANTE, 2 (Nano y Caicedo); ATLÉTICO DE MADRID, 0

Levante: Reina; Javi Venta, Ballesteros, Nano, Juanfran; Xavi Torres, Rubén (Robusté, 83’), Pallardo, Juanlu; Xisco Nadal (Larrea, 70’) y Caicedo (Rafa Jordá, 75’).

Atlético de Madrid: De Gea; Ujfalusi, Perea, Godín (Fran Mérida, 82’), Antonio López; Assunçao (Mario, 31’), Raúl García; Simao (Diego Costa, 79’), Reyes; Forlán y Kun Agüero.

Árbitro: Álvarez Izquierdo. (Colegio Catalán). Enseñó cartulina amarilla en el Levante a Nano (45’), Rubén (67’), Javi Venta (74’), Xavi Torres (78’) y Robusté (84’); por el Atlético de Madrid la vieron Assunçao (12’), Ujfalusi (17’), Perea (35’), Simao (76’) y Fran Mérida (91’).

Incidencias: Ciudad de Valencia. Encuentro correspondiente a la jornada 14. Don Lázaro Albarracín (Vicepresidente del Área Social), Don Miguel Pérez (Accionista) y Don Clemente Villaverde (Gerente) siguieron el encuentro desde el palco. Alrededor de 800 seguidores rojiblancos presenciaron el choque desde las gradas. 11.804 espectadores acudieron al estadio.

Goles:

1-0 (2’). Nano remata de cabeza en la línea de gol tras un saque de esquina.
2-0 (58’). Caicedo desde fuera del área tras un balón robado a Simao.


etiquetas: