Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Atlético B logra una importante victoria ante el Celta B (3-2)

Los aficionados que se dieron cita en Majadahonda pudieron ver un partido completo en todos los sentidos: emoción, goles, buenas jugadas, errores garrafales, incesante lluvia en el primer tiempo… y victoria del Atlético B ante el Celta B. Tres puntos de oro, tal y como se había presentado la jornada y que hacen respirar al equipo de Abraham García de cara a la recta final de Liga. Lo cierto es que el partido fue una completa locura. Dado que en la primera mitad la pertinaz lluvia apenas dejó que se pudieran crear ocasiones claras de peligro, una por bando, lo que sucedió en la recta final de ese acto fue, a la postre, decisivo para el desarrollo del partido. A la media hora del choque, el Celta B se quedó con diez jugadores por expulsión de Iago Aspas. El ‘9’ celeste tenía una tarjeta y propinó un codazo a Domínguez, con el árbitro muy cerca y éste no dudó en mostrarle la segunda amarilla. Antes, el ‘pichichi’ celeste, Goran Maric, había cabeceado fuera la única ocasión visitante. El que no falló fue Raúl Medina, que puso el mejor colofón a una buena jugada de Axel por la banda derecha. Nada más comenzar la segunda mitad, otra fenomenal internada de Axel tuvo como destinatario a Rubén Ramos y el canterano hizo el segundo gol. Con 2-0 y 42 minutos por delante, quien más quien menos pensaba que aquello estaba controlado, pero nada más lejos de la realidad. El Atlético B demostró que es especialista en complicarse la vida y en cuatro minutos dejó que un rival en inferioridad numérica le empatara el partido. Primero, con una mala cesión de Casabella, que cede a Mario Ruyales pero el balón se queda corto y llega Ferrán para poner el 2-1. Y cuatro minutos después, un presunto agarrón de Axel a Dani Ábalo supone el empate. Menos mal que Rubén Ramos fue objeto de penalti cinco minutos después del 2-2. El encargado de marcar fue Rubiato, rompiendo así su sequía goleadora cuando más lo necesitaba el equipo. De aquí hasta el final, nervios, incertidumbre, con un balón al travesaño de Dani Ábalo para el Celta B, pero no se alteró el marcador ni el corazón de los seguidores rojiblancos, que pudieron festejar un triunfo que puede valer la permanencia en Segunda B a falta de siete jornadas para el final. El Atlético B se salvó la pasada temporada con los 44 puntos que ya tiene en la actualidad y todo hace pensar que el primer objetivo ya está cumplido. Ahora, a pensar en dar la sorpresa en Pasarón ante el Pontevedra el próximo domingo.
etiquetas: