Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Atlético B no pudo despedirse de su afición con un triunfo (0-2)

Segunda derrota de la temporada en el Cerro del Espino de un Atlético B que volvió a las andadas, al recibir un gol de un saque de falta y al regalar el segundo cuando el Deportivo B se encontraba con diez jugadores. Luego, el tremendo chaparrón de agua jugó a favor de los gallegos, que se movieron como peces en el líquido elemento. Lo cierto es que el equipo de Tito Ramallo se encontró con un rival motivado, que quería cerrar la temporada en casa con una victoria. Cuando no se había cumplido el primer minuto de juego, Rubén Ramos había puesto en aprietos al meta deportivista. Luego, un par de internadas por el lado derecho del ataque rojiblanco hacían temblar a los coruñeses, porque la banda de Casado podía ser un filón por explotar. En estas estábamos cuando llegó el primer tanto del partido. Una jugada que se ha repetido en el Cerro del Espino hasta la saciedad. Falta lateral en el medio campo, Aridane gana la espalda a los zagueros rojiblancos y aprovecha su envergadura para conectar un certero cabezazo que se aloja en la red de Mario. El conjunto de Abraham García intentó rehacerse y Rubiato cabeceó al travesaño un buen centro de Rubén Ramos a la media hora. Sin embargo, el oficio del conjunto deportivista se notó en el terreno de juego. Tras el descanso, una jugada pudo cambiar el sino del choque, la expulsión de Pita por doble amarilla. Los rojiblancos tocaron a rebato y primero Axel y luego César obligaron al meta visitante a responder con dos buenas intervenciones. Fue justo el preludio del diluvio universal. Cuando más agua caía, Alex Quillo se resbaló, circunstancia que aprovechó Lassad para ‘robar’ el esférico y marcharse hacia la meta rojiblanca. Hizo dos recortes y batió a Mario. Ahí se acabó el partido. Fue un duro mazazo para el Atlético B, que no logró marcar ni de penalti. Bueno, Axel sí lo hizo pero el colegiado del encuentro ordenó repetirlo y el mismo jugador rojiblanco lo lanzó pero Manu detuvo el lanzamiento. Las protestas de Axel le valieron la expulsión y ahí se cerró una tarde pasada por agua y que terminó con la segunda derrota en casa del Atlético B.
etiquetas: