Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

TRIUNFO POR 1-2 CONTRA EL MÓSTOLES

El Atlético B tumbó al líder a domicilio

Los de Óscar Fernández se colocan terceros, a un solo punto del propio Móstoles y del Unión Adarve.

MÓSTOLES URJC 1-2 ATLÉTICO DE MADRID B


Móstoles URJC: Sierra, Fratelli, Andujar, Corral (Luis Carlos, 50'), Ivo, Gil (Lozano, 59'), Bermejo, Barri, Ónega, Bravo y Berodia (Diego, 74').


Atlético de Madrid B: San Román, Sergi, Montoro, Tachi, Rafa; Caio, Olabe (Rentero, 67'), Keidi, Arona, Rubén Fernández (Schiappacasse, 84') y Zaka (Acosta, 74').


Árbitro: Carralero Calvo (Comité Madrileño). Mostró tarjeta amarilla a los locales Barri (32') y Diego (89') y a los visitantes Tachi (32'), Olabe (67') y Keidi (89'). Expulsó por doble amarilla a los visitantes San Román (27' y 89') y Sergi (27' y 60').


GOLES:


0-1. 19'. Keidi, tras un disparo de Rubén Fernández a la cruceta.


1-1. 27'. Berodia, de tiro cruzado.


1-2. 36'. Fratelli en propia puerta.

Valiosísima victoria del Atlético de Madrid B por 1-2 en casa del líder, el Móstoles URJC, de quien ahora solo le separa un punto en la tabla clasificatoria.

En un encuentro de poder a poder y con numerosas ocasiones por parte ambos equipos, los pupilos de Óscar Fernández estrenaron el luminoso en el minuto 19 gracias a un tanto de Keidi Bare. El albanés recogió el rechace de un disparo de Rubén Fernández que había repelido la cruceta y lo envió al fondo de la red.

Sin embargo, el conjunto local no tardó en restablecer las tablas en el marcador, pues en el 27' Berodia superó con un tiro cruzado a San Román. Un San Román que no obstante efectuó paradas de mucho mérito durante toda la mañana, precediendo una de ellas al 1-2.

El gol a la postre decisivo fue obra de Fratelli en propia puerta, en quien golpeó un remate de Rubén Fernández a pase de Zaka en el 36'.

En la segunda parte, los nuestros supieron sufrir para decantar la balanza a su favor. No en vano, el cuadro rojiblanco acabó con nueve hombres tras las expulsiones por doble amarilla de Sergi y San Román, cerrando la contienda con Keidi como guardameta.