Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Atlético de Madrid cierra 2010 en Liga con una goleada al Málaga (0-3)

Tiago, por dos veces, y Domínguez sentenciaron a los andaluces

El Atlético de Madrid acabó 2010 en Liga como lo empezó, con victoria. Un triunfo incontestable ante el Málaga que sólo aguantó 21 minutos al equipo rojiblanco, justo lo que tardó un inspirado Simão en asistir a Tiago para que anotar el primer gol. Luego, otra vez el capitán volvió a poner dos balones de oro en la segunda mitad para que Domínguez y de nuevo Tiago sentenciaran a los andaluces. Buen partido de los rojiblancos que ya comenzaron a mostrar una notable mejoría en Alemania y que se corroboró ante el Málaga. Ahora toca continuarlo el miércoles en la Copa frente al Espanyol en el Calderón.   Tocaba levantarse y salir andando. No quedaba otra desde la eliminación de la Europa League en Leverkusen, certificada bajo una intensa nevada pero que realmente se consumó dos semanas antes en el Calderón en un accidente frente al Aris griego. El conjunto rojiblanco realizó un soberbio partido ante el Bayer, ante el que sólo faltó un gol más para haber dejado el trono europeo con un triunfo, pero las consecuencias que se sacaron de ese encuentro, más allá del resultado y de quedar eliminado, fue que el equipo había evidenciado una notable mejoría, que los reveses de esa semana trágica (Espanyol, Aris y Levante), habían espabilado a los rojiblancos para ir a muerte por el objetivo de clasificarse para la Champions League de la próxima campaña.   Y lo hizo ante el Málaga con todos los efectivos disponibles y a lo grande, con una goleada sin paliativos. Quique Sánchez Flores tiene ese bendito problema que quieren todos los entrenadores de elegir entre su plantilla a los mejores y, una vez superadas las lesiones, ésta vez le tocó quedarse fuera de la lista al capitán Antonio López. Y en el once la sorpresa fue la ausencia de Diego Forlán, titular en los últimos partidos y en esta ocasión Quique Sánchez Flores decidió apostar por tres hombres en el centro del campo como Raúl García, Tiago y Assunçao, además de mantener a Simão y Reyes. El utrerano volvía al once titular tras no jugar en Leverkusen, recuperado de las molestias que le impidieron jugar ante los alemanes.   El choque entre malacitanos y rojiblancos comenzó con mucha tensión y vivacidad. Los locales no querían un tropiezo para no descolgarse en la tabla, mientras que los de Quique Sánchez Flores sabían que sus más directos rivales en la lucha por los puestos europeos habían ganado. Así, no había otra que ganar para mantener la plaza europea.   Con estas premisas, el Atlético de Madrid se hizo con el control del esférico desde el principio y gracias al trabajo en la medular de Tiago y Assunçao, con la inestimable ayuda de Raúl García, que jugó por la banda derecha y la movilidad y rapidez de Reyes y Simão, era cuestión de tiempo que llegaran las ocasiones y los goles.    Agüero avisó a los dos minutos con un disparo que se marchó alto y poco después fue Reyes el que lo intentó en un golpe franco directo que Rubén desvió con una mano a córner. La tercera llegada fue el preludio del primer gol del partido. Reyes cedió al Kun pero el remate del hispano-argentino se marchó fuera por poco. Y el gol llegó gracias a una jugada de estrategia. Simão colgó magistralmente el balón al interior del área y Tiago alojó el balón en la red con un certero cabezazo, marcando los tiempos. Mediado el primer tiempo el Atlético tenía el partido como quería.   No obstante, el Málaga no quería dar su brazo a torcer tan pronto y a oleadas, pocas más bien, intentó acercarse con peligro a la meta de De Gea. Tuvo que ser a balón parado, en una falta lateral que Duda convirtió en un centro-chut y a la que respondió el meta madrileño con una parada sensacional, desviando el balón a saque de esquina. Fue la mejor oportunidad de los locales a la media hora de juego.   El Atlético, hasta el descanso, tuvo otras dos oportunidades para haber aumentado la ventaja, con un centro del Kun que cabeceó Reyes fuera y un golpe franco directo de Simão que atajó el meta local.   Manuel Pellegrini decidió ‘quemar sus naves’ tras el descanso, dando entrada a Fernando y Portillo por Iván González y Manu Torres respectivamente y el equipo andaluz se activó. Los blanquiazules tenían mayor presencia en la zona ancha pese a que el control del partido seguía siendo de los rojiblancos.  Así, Rondón probó fortuna desde muy lejos en el minuto 52, pero su disparo lo detuvo sin problemas De Gea.   Sin embargo, era cuestión de tiempo. El ímpetu malaguista duró lo que quiso el Atlético. Simão estaba en plan estrella y se propuso acabar el partido con dos nuevas jugadas a balón parado, que adornaron el fútbol-control del equipo de Quique Sánchez Flores. Primero fue Domínguez el que aprovechó el centro del capitán para enviar a Tiago, que hizo una pared dentro del área con la testa a la que respondió el canterano con el segundo gol. Luego, en el 68, el Atlético cerró el partido con una nueva jugada de la conexión portuguesa. Centro de Simão y cabezazo de Tiago. 0-3 y a pensar en el partido de Copa del Rey del miércoles frente al Espanyol.   Y así fue porque Quique Sánchez Flores decidió cambiar a Agüero, que había hecho un excelente trabajo aunque se le sigue resistiendo el Málaga, al que no ha hecho aún un gol, pero había que dosificar fuerzas tras el esfuerzo del jueves en Leverkusen y el partido ante el Málaga.    El Atlético de Madrid devolvió la derrota de la pasada temporada al Málaga en La Rosaleda, esa que tanto daño hizo a la entidad rojiblanca en el primer partido de la pasada campaña, cerrando la Liga en el mágico 2010 como lo empezó, con triunfo y ante un equipo andaluz. Ganó al Sevilla en el primer partido de enero por 2-1 y en esta despedida liguera de 2010 al Málaga.    MÁLAGA, 0; ATLÉTICO DE MADRID, 3 (Tiago, 2, y Domínguez)   Málaga: Rubén; Jesús Gámez, Kris, Rosario, Manu Torres (Portillo, 46’); Eliseu, Iván González (Fernando, 46’), Juanito, Duda; Seba Fernández (Quincy, 62’) y Rondón.   Atlético de Madrid: De Gea; Ujfalusi, Perea, Domínguez, Filipe Luis; Tiago, Assunçao; Raúl García (Valera, 86’), Reyes (Fran Mérida, 79’), Simão; y Agüero (Diego Costa, 70’).   Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes (Colegio Cántabro). Mostró tarjeta amarilla en el Málaga a Manu Torres (37’) y Jesús Gámez (67’); por el Atlético fueron amonestados Filipe Luis (49’) y Raúl García (84’).   Incidencias: Jornada 16 del Campeonato Nacional de Liga. Estadio de La Rosaleda. Unos 28.000 espectadores. El Atlético de Madrid estuvo representado en el Palco de Honor por Don Lázaro Albarracín, Vicepresidente del Área Social, Don Miguel Pérez, Accionista y Don Clemente Villaverde, Gerente. El Atlético de Madrid jugó con su indumentaria rojiblanca y con pantalón y medias rojas.   GOLES: 0-1. 21’. Tiago cabecea a la red en el interior del área una falta lateral desde la izquierda ejecutada por Simão. 0-2. 65’. Falta ejecutada por Simão y que tras dos toques de Domínguez y Tiago de cabeza dentro del área resuelve Domínguez también con la testa de cerca. 0-3. 68’. Nueva falta lateral que ejecuta Simão y Tiago envía de cabeza a la red.  
etiquetas: