Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Atlético de Madrid perdona la vida al Real Madrid en un derbi que debió ganar

Forlán abrió el marcador en la primera parte y Huntelaar empató en la segunda

Sumó un punto importante, pero debió llevarse los tres. El Atlético de Madrid tuvo el derbi a tiro en una gran segunda parte en la que tiró por la borda un puñado de ocasiones. Una tras otra. Forlán adelantó al equipo rojiblanco en la primera parte y Huntelaar hizo el empate tras el descanso. El equipo de Abel silenció el Santiago Bernabéu, pero no logró lo que mereció. El Atlético reventó al Madrid a la contra en una segunda parte en la que Agüero pudo pasar a la historia, pero esta vez no encontró la portería aunque tuvo hasta cuatro claras ocasiones para hacerlo.

El Atlético de Madrid se lo fue creyendo poco a poco. A medida que pasaban los minutos y el Real Madrid no apretaba lo que cabía suponer, los jugadores de Abel se fueron creciendo. El equipo blanco no imprimió en ningún momento de la primera parte un ritmo de derbi como equipo local, lo que provocó que el Atleti cogiera confianza. Y cuando los de Juande se acercaron con peligro, Leo Franco apareció siempre para mantener su portería a cero.

Durante el primer período el Real Madrid apenas inquietó a la zaga rojiblanca, que liderada por un espectacular Ujfalusi desbarató sin parar cualquier intento de los madridistas. Raúl y Huntelaar no dieron señales de vida antes del descanso, y todo lo bueno que generó el equipo blanco llegó desde atrás.

El primero en intentarlo fue Robben desde lejos en el minuto 13, pero Leo rechazó el balón y a continuación repitió con el segundo remate de un Raúl que seguía atento la jugada. El Atlético, de inicio, apenas salía de su campo, sabedor que debía controlar el marcador en los primeros minutos. Robben, poco después, pecó de individualista para fortuna del Atlético, pues Marcelo estaba sólo y preparado para marcar.

Forlán y Agüero no aparecían demasiado, así que eran Simão y Maxi los que por los lados lo intentaban. El Kun se tiró a la banda derecha en el arranque, pero por allí Lass no le daba ni una sola opción. El argentino se marchó hacia otras zonas y fue en ese momento cuando el Atlético de Madrid empezó a generar más fútbol en ataque.

Cuando se cumplía la primera media hora el equipo de Abel dio el primer aviso. Fue un simple remate cruzado de Maxi, pero suficiente para pensar que el partido había empezado a variar. A continuación Sergio Ramos se cruzó a tiempo cuando el Kun se iba a quedar delante de Casillas. La escuadra rojiblanca ya tenía el partido controlado por entonces, mientras el Madrid se iba diluyendo. Un gran disparo de Marcelo, respondido de manera ejemplar por Leo Franco, pudo girar el partido, igual que poco después pudo hacerlo Huntelaar si no aparece Camacho para quitarle el balón de la cabeza al holandés.
  El Atlético se salvó en ese momento, pero no el Real Madrid… El Kun Agüero desperdició una gran ocasión cuando lanzó el balón contra el cuerpo de Casillas cuando estaba solo delante del portero. Pero Forlán no lo hizo un minuto después. El Atleti montó un contragolpe de libro y el uruguayo cruzó perfectamente el balón. El primer acto no podía acabar mejor.

Los nervios se apoderaron del Madrid en los primeros minutos de la segunda parte. El Atlético se acercó en varias ocasiones al área de Casillas con peligro, pero sin concretar. El partido se fue abriendo poco a poco con la entrada al campo de Higuaín y Salgado, y sobre todo al pasar Lass al centro del campo.

El decorado varió por completo. La clásica tensión de un derbi por fin se vio plasmada en el campo y el que lo pagó fue el Atlético de Madrid. Huntelaar controló bien el balón en el área y Leo no pudo hacer nada ante el misil lanzado por el holandés, que se encontraba en fuera de juego. Poco después el Atleti pudo recuperar el mando en el marcador, pero el balón se fue contra un poste de la portería de Casillas tras un remate de Forlán.

El Real Madrid estaba crecido, pero el Atlético de Madrid también, con Maniche y Sinama Pongolle en el campo para oxigenar al equipo. Cuando el Kun o Forlán aparecían, el Bernabéu se quedaba en silencio. Sobre todo cuando en el 70, y tras un centro de Forlán, el balón le quedó franco a Sinama Pongolle para marcar, pero el remate no fue bueno.

Cada vez que el Atlético atacaba, temblaba la defensa blanca. Como en el 72, cuando el Kun Agüero se metió hasta dentro y cruzó demasiado el balón. Otra gran ocasión perdida. En el otro lado el Real Madrid también empujaba lo suyo, pero la defensa rojiblanca aguantaba en pie.

Y llegaron otras dos aún mejores en un minuto. El Kun no conectó primero con Forlán, que esperaba para marcar a placer, y segundos después Casillas metió un pie salvador tras un remate del argentino. Parecía increíble que el gol se le resistiera al equipo rojiblanco, pero por desgracia era cierto. En otra el Kun se fue directo a mantener un cara a cara con Iker, pero se frenó en seco reclamando un un agarrón de Sergio Ramos. El colegiado vio otra cosa y el Atlético se quedó sin la pena máxima.

Los dos equipos, ya con las fuerzas justas, decidieron intercambiar ataques en el último tramo del partido. Forlán lo intentó en un par de ocasiones desde lejos, mientras que el Madrid optó por elaborar más las jugadas. Al final ni uno ni otro alcanzaron el objetivo y un derbi que debió ganar el Atlético se acabó con un reparto de puntos que no dejó un buen sabor a los rojiblancos.
 
etiquetas: