Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Atlético de Madrid se mete en cuartos de final con un gran partido en Cornellà (1-1)

Agüero marcó un golazo y empató Luis García en la prolongación

El Atlético de Madrid ya está en cuartos de final de la Copa del Rey, en los que se enfrentará al Real Madrid, primero la próxima semana en el Santiago Bernabéu y después en el Vicente Calderón. Los rojiblancos cumplieron con el guión realizando un soberbio partido ante un combativo Espanyol, pero que se tuvo que rendir ante un equipo que funcionó de principio a fin en todas sus líneas. Golazo de Agüero, que estuvo sensacional y pudo marcar dos o tres más, y Luis García empató de falta directa en la prolongación, cuando todo estaba decidido.   Atlético de Madrid y Espanyol volvían a verse las caras por tercera vez en poco más de un mes y con un saldo de un triunfo para cada equipo. El de Liga, para los pericos, un partido que los de Quique Sánchez Flores no merecieron perder, y el de Copa, para los madrileños, gracias a un gol de Simao en el que fue su último servicio a la patria rojiblanca antes de marcharse al Besiktas turco. Una ventaja que, en el torneo del K.O., siempre es bienvenida cuando se juega de local la ida y que fue suficiente para lograr el pase a la siguiente ronda.   En los últimos tiempos, los partidos entre Espanyol y Atlético se han caracterizado por el buen fútbol y los goles. Ha habido de todo, tanto en Madrid como en la Ciudad Condal y el espectáculo ha estado garantizado. Así, no se podía vivir otro partido entre estos rivales que lleno de emoción e incertidumbre, algo que siempre acompaña a la Copa del Rey y que en todas las fases muchos equipos pueden dar fe que es un torneo completamente distinto a la Liga. Aquí hay que saber jugar con los resultados y como los puntos no existen, muchas veces se juegan los partidos a tumba abierta.   Hace un año justo que el Atlético de Madrid cayó en Huelva ante el Recreativo en lo que fue el punto de inflexión de un equipo que acabó jugando tres finales y ganando dos títulos en un mágico 2010. Campeón de la Europa League, donde sólo perdió 2-1 en Líverpool haciendo valer el 1-0 del Calderón, y de la Supercopa de Europa ante el Inter de Milán (2-0), los de Quique Sánchez Flores quieren que este mes de enero vuelva a ser excelente. Primero, sellando el pase a los cuartos de final de la Copa del Rey, y después cerrando la primera vuelta ante Hércules en Alicante y Mallorca en el Calderón con el objetivo de estar en puestos de Champions.   El partido comenzó vibrante, con un Espanyol volcado en busca del gol que nivelara la eliminatoria y con un Atlético de Madrid bien plantado en el terreno de juego, con Raúl García y Reyes ocupando las bandas y Assunçao y Mario Suárez en el eje de la medular. La afición espanyolista estaba especialmente sensibilizada con las últimas actuaciones arbitrales y a Pérez Lasa le reclamaron todo, sobre todo al principio, cuando Sergio García cayó dentro del área en el minuto 2.    Justo un minuto después llegó el primer disparo de los locales, un remate difícil de Álvaro que se marchó por encima de la meta de De Gea. En ese inicio trepidante hubo una jugada que pudo hacer daño al Atlético, porque un centro lateral desde la izquierda no lo despejó bien Perea y De Gea tuvo que despejar como pudo ante la llegada de dos delanteros locales.   Este era un típico partido de Copa y, como tal, había viajes de ida y vuelta. El Atlético no se iba a quedar atrás y su primera aproximación dejó helados a los aficionados locales. Corría el minuto 10 y un centro medido de Reyes desde su banda lo empalmó como le venía Raúl García y el balón, con Cristian Álvarez superado, se estrelló con violencia en el travesaño.   Fue el primer aviso del Atlético pero no hizo falta más que un nuevo acercamiento para que el marcador se tiñera de rojiblanco. Un robo de balón de Mario Suárez con pase en profundidad del canterano a Agüero sirvió para que el Kun ganara por velocidad a los zagueros y lanzara un chut imparable que se coló en la meta de Cristian Álvarez tras tocar en el travesaño. Un golazo que ponía al Atlético más cerca de los cuartos de final.   El Espanyol notó el mazazo y se quedó ligeramente noqueado, a merced de un Atlético de Madrid que ya tenía el partido en su mano y la eliminatoria con el pasaporte a cuartos de final prácticamente hecho. Pero como quería dejarlo todo atado cuanto antes, los arreones de los rojiblancos eran letales. Primero fue una jugada de Diego Costa por la banda, cuyo centro no lo pudo enganchar el Kun pero sí Reyes, que disparó con Cristian batido y un zaguero salvó bajo la línea de gol en el minuto 33.   Poco después, en el 41, una pared entre Filipe Luis y Agüero lo resolvió el capitán con un caracoleo dentro del área y su disparo lo envía a córner un defensa. Uno después llegó un gol anulado al Kun por un dudoso fuera de juego y, para cerrar el primer acto, Agüero dejó otra jugada marca de la casa, de lo mejor de su repertorio, cuando se escapó por la banda derecha, se regateó a los que le salieron al paso, hasta dentro del área, y su disparo lo salvó in extremis un defensa enviando a saque de esquina.   La segunda parte comenzó, como era lógico, por otra parte, con un Espanyol buscando el empate. Dátolo avisó nada más empezar con un centro-chut que golpeó en el travesaño. El Atlético de Madrid tuvo que hacer un cambio obligado por la lesión de Assunçao al cuarto de hora de la reanudación, poco después de entrar Valera por Ujfalusi, que había visto una tarjeta amarilla que le estaba condicionando. Entonces fue cuando Pochettino decidió ‘quemar sus naves’ sacando al terreno de juego a Luis García y a Iván Alonso.    Precisamente fue Luis García el que puso en aprietos a De Gea en apenas dos minutos, con un disparo que resolvió el meta con una gran parada y con un disparo del delantero que tocó en el larguero. Fue de los pocos avisos que le quedaban al equipo local, porque el control del partido volvió a ser rojiblanco, tanto que pudo marcar de nuevo Agüero y después Reyes.   El partido acabó con un gol de falta directa de Luis García para evitar una nueva derrota ante el Atlético de Madrid en Copa, pero el pasaporte a los cuartos de final ya estaba en poder del conjunto de Quique Sánchez Flores, que supo jugar su partido. Ahora espera la próxima semana el Real Madrid en el Santiago Bernabéu en la ida de estos apasionantes cuartos.   ESPANYOL, 1 (Luis García); ATLÉTICO DE MADRID, 1 (Agüero)   Espanyol: Cristian Álvarez; Chica (Javi López, 81’), Forlín, Amat, Didac; Duscher, Javi Márquez; Dátolo, Verdú (Luis García, 58’), Sergio García; y Álvaro (Iván Alonso, 67’).   Atlético de Madrid: De Gea; Ujfalusi (Valera, 55’), Perea, Domínguez, Filipe Luis; Raúl García, Mario Suárez, Assunçao (Koke, 60’), Reyes; Agüero y Diego Costa (Antonio López, 79’).   Árbitro: Pérez Lasa (Colegio Vasco). Mostró tarjeta amarilla en el Espanyol a Luis García (66’), Amat (74’), Duscher (85’), Dátolo (89’), Forlín (90’) e Iván Alonso (94’); y por el Atlético fueron amonestados Raúl García (37’), Ujfalusi (43’) y Diego Costa (49’).   Incidencias: Estadio Cornellà-El Prat. Partido de vuelta de los octavos de final de la Copa de Su Majestad El Rey. 25.212 espectadores con representación rojiblanca en la esquina derecha del Gol Prat. El Atlético de Madrid estuvo representado en el Palco de Honor por Don Clemente Villaverde, Gerente, Don Miguel Pérez, Accionista, y Don Jesús García Pitarch, Director Deportivo. El conjunto rojiblanco cambió su pantalón y medias habituales, azules, por otras de color rojo por coincidencia de colores. Alberto Perea fue el jugador que no entró en la convocatoria definitiva. Se guardó un minuto de silencio en memoria de los ex jugadores blanquiazules Joan Bartolí y Marcel Domingo, éste también ex jugador y ex entrenador del Atlético de Madrid, y del ex directivo blanquiazul César Pérez Pardo.   GOLES: 0-1. 24’. Mario Suárez roba un balón en el centro del campo, envía en profundidad a Agüero, que se interna en el área por velocidad y cruza ante Cristian Álvarez.  1-1. 94’. Luis García transforma un golpe franco directo.  
etiquetas: