Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Atlético recupera todo su poder goleador ante el Deportivo

El Vicente Calderón vio golear a su equipo de nuevo. El Atlético de Madrid plasmó otra vez todo su poder goleador y en esta oportunidad el que lo sufrió fue un Deportivo de La Coruña que no pudo hacer nada. El equipo de Javier Aguirre completó un buen partido de principio a fin en todas sus líneas. En defensa nadie falló (sobre todo un gran Perea y un mejor Pernía), en el centro del campo mandaron los rojiblancos y esta vez en ataque fue Forlán el que decidió. El equipo de Javier Aguirre debió cerrar el partido en la primera parte sin excesivos problemas. El Deportivo se dedicó más maniatar al Kun y a Forlán que a otra cosa, lo que permitió que los rojiblancos se encontraran muy cómodos en el campo. Tanto que Pernía y Perea no se cansaron de subir por sus respectivos costados, pues los deportivistas se retrasaban sin miramientos cuando el balón no estaba en su poder. Aunque el Atlético jugaba con la tranquilidad de sentirse muy superior, tardó bastante en crear peligro de verdad, pues cada remate era rechazado por algún jugador del Deportivo. Lopo y Piscu siempre se cerraban en el momento justo, lo que incomodaba a Forlán y Agüero, que en los últimos metros no encontraban espacios. Pero era evidente que si el Depor no empezaba a variar, aunque fuera mínimamente, su estilo, el Atlético de Madrid iba a marcar en cualquier momento. Y así sucedió en el minuto 25, cuando a la salida de un saque de esquina sacado por Simão, Heitinga metía el pecho para marcar a placer. Este gol dio paso a los mejores minutos del equipo de Javier Aguirre, que poco después veía cómo el segundo se escapaba por milímetros, cuando un poste rechazaba el balón tras un remate espectacular de Forlán desde lejos. Las conexiones entre los jugadores rojiblancos cada eran más rápidas y eficaces, pues el conjunto gallego había perdido la posición. Sólo apareció con peligro en una ocasión en la primera parte y fue en el minuto 32, pero Leo se lució tras el remate de Lafita. Y así se encontró una más el Atlético de Madrid en un rápido contragolpe, pero el Kun no encontró a Forlán de casualidad. Si la tuvo el uruguayo poco después, pero el balón varió de trayectoria tras tocar en un jugador del Depor y de nuevo un poste evitó el segundo. El equipo de Lotina estaba a merced del Atlético que antes de que se llegara al descanso se libró de nuevo porque Simão remató demasiado forzado tras otro pase de Agüero. En el segundo tiempo el Atlético ya no necesitó hacer mucho para liquidar al Deportivo definitivamente. Seguía jugando de manera notable y, sobre todo, sin encontrar oposición. Forlán, que no había parado en toda la primera parte, por fin encontró el gol. Lopo falló y el uruguayo no lo hizo cuando se plantó delante de Aranzubia. Visto el panorama el partido parecía ya sentenciado, pero el Atlético de Madrid no quería correr riesgos. Continuaba bien colocado, sin hacer concesiones y mirando siempre la portería de Aranzubia. Y gracias a ello llegó el tercero, cuando Maxi Rodríguez culminaba una gran jugada de todo el equipo. Ahora ya no había nada más que decir por muchos minutos que quedaran por delante. Lotina echó mano de su banquillo, pero lógicamente era demasiado tarde. Bodipo tuvo su ocasión, pero Perea, espléndido otra vez, apareció en el último momento para salvar a Leo Franco. El Atlético había aflojado algo, pero no tanto como pensaba el Deportivo, pues Forlán estaba en plan insaciable y en cuanto tuvo otra no perdonó. El zurdazo del uruguayo, tras una gran arrancada de Pernía, fue demoledor. Ahora sí se relajó el Atleti, lo que aprovechó el Depor para marcar al final un gol que maquilló un tanto el marcador. Pudo maquillarlo más, pero Leo Franco se marcó una espectacular parada tras un cabezazo de Sergio. En una tarde apacible el guardameta también tuvo sus momentos de gloria.
etiquetas: