Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Atlético se estrelló en Kameni (0-0)

Atlético y Espanyol afrontaban el partido como una final de las siete que quedaban para acabar la temporada. En juego había algo más que tres puntos en juego, dado que los pericos habían ganado en la primera vuelta por 2-1 y la distancia entre el equipo de Lotina, sexto en la Liga, y el de Ferrando, era de tres puntos. Así, la tensión en el terreno de juego se podía cortar con un cuchillo. El control del partido fue del Atlético en una primera parte de tanteo, con escasas ocasiones por uno y otro bando. Gronkjaer y Tamudo remataron alto en los dos primeros disparos a puerta. El capitán espanyolista fue el que puso en aprietos a Leo Franco en el minuto 38 con un zapatazo que el meta rojiblanco desvió al córner. La réplica llegó tres minutos después, con un remate de Colsa que atajó Kameni. La jugada más polémica de la primera mitad llegó poco antes del descanso, cuando Turienzo Álvarez convirtió un penalti de Ibarra sobre Gronkjaer en córner, cuando el defensa no tocó el balón y sí derribó al danés. Pero si en la primera parte el dominio estuvo más igualado, tras el descanso el Atlético fue el que encerró poco a poco a los pericos en su parcela. Y tal fue el agobio de los rojiblancos que Turienzo tuvo ocasión de pitar dos penaltis más por faltas de Pochettino, primero a Salva y después a Torres, en cuestión de un minuto. Pero a la cuarta falta dentro del área ya no podía perdonar más al Espanyol. El colegiado castellano-leonés señaló el punto de penalti a instancias de su auxiliar pero Torres no pudo convertirlo en gol, puesto que Kameni adivinó su lanzamiento y evitó el 1-0. Una jugada en la que el Espanyol se debió quedar con diez jugadores porque si pitó penalti por mano de Soldevilla, el central catalán tenía que haber visto una amarilla que habría sido la segunda, ya que dos minutos antes del penalti vio una tarjeta por falta sobre Luccin. Y Kameni fue el héroe del Espanyol porque no sólo se encargó de parar el penalti, sino que en la ocasión más nítida de los rojiblancos, un cabezazo de Torres en el 82, sacó una prodigiosa mano cuando ya se cantaba el gol. Al final, empate sin goles en un partido en el que el Atlético se estrelló contra un frontón liderado por Kameni y por las torres que Lotina puso en el eje de la defensa. Ahora, a pensar en el doble enfrentamiento frente a Osasuna, el miércoles en la ida de las semifinales de Copa (21:00 horas), y el sábado en Liga (20:00 horas), ambos choques en El Sadar.
etiquetas: