Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Atlético suma y sigue: derrota al Betis y se coloca quinto en la Liga

Triunfo importantísimo del Atlético de Madrid ante el Betis gracias a los golazos de Maxi Rodríguez y el Kun Agüero. El capitán abrió la lata ante los verdiblancos en lo que fue un buen partido en el plano personal, como reconocieron los aficionados al ser sustituido, y el delantero cerró la cuenta redondeando un partido soberbio, siendo, sin duda, el jugador más destacado y que también recibió el premio de los aplausos de su afición. El Atlético suma ya 14 partidos sin perder entre Liga, Copa del Rey y Champions, y con este triunfo supera al Real Madrid en la tabla y se sube al quinto puesto. El Atlético de Madrid tenía muy claro que era su oportunidad de subir un escalón más en la tabla y aprovechar los enfrentamientos directos entre los equipos de arriba. Había que ganar al Betis para despedir 2008 en el Vicente Calderón con un triunfo y así acabar la jornada quintos y a tiro de los puestos de Champions, a dos del Villarreal, cuarto, y a tres de Valencia y Sevilla, segundo y tercero, respectivamente. Los aficionados que se habían dado cita en el coliseo rojiblanco estaban soportando una gélida temperatura en las gradas, pero iban a tener una excelente recompensa con las jugadas al primer toque con un Kun Agüero en plan estelar. Precisamente fue el argentino el primero que llevó el peligro al área de Casto, cuando sólo se habían disputado dos minutos de juego; su centro fue rematado con dureza por Maxi y el meta bético rechazó el balón como pudo. Era el primer aviso del peligro de los de Javier Aguirre cuando todavía había aficionados ocupando su localidad. El Betis soportó bien la presión de los rojiblancos, con un equipo muy conjuntado y bien armado, que no perdía de vista la meta de Leo Franco. Los verdiblancos se estiraban siempre que podían con Sergio García como estilete, su hombre más incisivo. Así, en el minuto 11, el internacional probó fortuna desde la frontal, pero su disparo se perdió rozando el poste derecho de la meta rojiblanca. Forlán y Agüero fueron los que obligaron a Casto a realizar dos intervenciones a remates peligrosos dentro del área. Fueron la antesala del gol. Un excelente pase por alto de Maniche lo controló Maxi con el pecho y empalmó dentro del área a la red. Era el justo premio al trabajo de un equipo que va creciendo a medida que pasan las jornadas. Un minuto después, una exquisita triangulación entre Perea, Agüero y Forlán la culminó con un disparo cruzado Pernía, paseándose el balón por las inmediaciones del arco de Casto. El Betis intentaba sacudirse la presión de los rojiblancos, que metían una y otra vez al cuadro de Chaparro en su parcela, pero siempre a la contra el peligro llevaba el nombre y apellido del delantero campeón de Europa, Sergio García. El tramo final de la primera mitad fue una cascada de oportunidades para los rojiblancos, que querían dar la puntilla al Betis, pero que tenía en su portero a su jugador más destacado. Sin embargo, Pérez Lasa envió a los equipos al descanso tras una preciosa jugada dirigida por el Kun y que acabó con disparo de Maniche ligeramente desviado. El Betis salió a la desesperada en la segunda mitad. Chaparro envió a su gente al ataque y se vivió un partido más abierto y vibrante. El Atlético de Madrid se metió en un cuerpo a cuerpo del que tenía que salir victorioso por su mayor pegada. Se sucedieron las ocasiones para uno y otro conjunto, siendo más numerosas para los verdiblancos. Así, Paulo Assunção se erigió en uno de los baluartes en defensa, salvando una jugada muy clara de Juanma, cuyo remate lo despejó Leo Franco y el 12 rojiblanco envió finalmente el balón a córner. En esa pelea cara a cara, tenía que llegar el gol. Y si a punto estuvieron los verdiblancos de empatar y los rojiblancos de aumentar la ventaja. Fue una jugada de tiralíneas, de las clásicas de toda la vida del Atlético de Madrid. Un balón que llegó a los pies de Simão, que controla, ve a Forlán y éste la entrada de Agüero, que se fue por velocidad, se plantó ante Casto y le batió de fuerte derechazo. Ahí se cerró el partido, con un triunfo merecido y justo con el que se acabó el año 2008 en el Vicente Calderón. Fiesta en la grada para festejar una racha de 14 partidos sin perder de un Atlético que suma y sigue y que lo va haciendo en los últimos partidos de Liga con triunfos, tres consecutivos, Racing y Betis en casa y Sporting fuera.
etiquetas: