Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

El Villarreal fue más efectivo que el Atlético de Madrid y se llevó el triunfo (2-1)

El Kun Agüero marcó el solitario tanto del equipo rojiblanco

El equipo rojiblanco no estuvo acertado en los metros finales y acabó perdiendo ante un Villarreal, que supo maaterializar sus ocasiones para llevarse el encuentro sin hacer más méritos que su adversario. El conjunto del Vicente Calderón dispuso de más ocasiones que su rival durante la segunda mitad, pero no estuvo fino a la hora de definir.

El Atlético de Madrid acudía a Villarreal con el último encuentro ante el Xerez en la memoria. El mal partido del equipo rojiblanco del pasado miércoles había dejado tocado en su orgullo a los de Quique Sánchez Flores y no querían volver a repetir un encuentro parecido.

Desde el inicio se vio a un equipo con un espíritu diferente y aunque el primer equipo que avisó fue el Villarreal, el Atlético no dudó en contestar a su adversario. Sería en el minuto tres cuando Reyes lo intentó de fuerte disparo y Diego López, con apuros, despejó el balón.  

El encuentro estaba ‘vivo’. Era un partido abierto de ese tipo de partidos que no gusta muchos a los entrenadores, pero que los aficionados suelen disfrutar, pues el balón iba de un área a otra. Aunque el Atlético de Madrid parecía que tenía más opciones de adelantarse en el marcador. Los cinco centrocampistas rojiblancos superaban a la línea de tres del Villarreal en la parcela ancha. Agüero, en el  minuto 8, se plantó sólo ante Diego López, pero no acertó a elevar el balón.

El gol podía llegar y la impresión del juego rojiblanco no era mala, pero no acertaba con la meta del Villarreal. Estaba siendo muy blandito y enfrente estaba un rival con un fuerte poderío en ataque. Lo peor para los intereses rojiblancos llegó a mitad del primer equipo. Sería en el minuto 21, en un saque de esquina, Godín se adelantaba a Domínguez y de espuela marcaba el primer tanto del encuentro.  Una nueva jugada a balón parado volvía a poner por detrás en el marcador al equipo rojiblanco.

El tanto no amilanó a los visitantes,  a pesar del contratiempo. Siguieron con la mente en la portería de Diego López. Agüero, apoyado en las bandas por Reyes y Simão, intentaba penetrar en la defensa del Villarreal. Sin embargo, en la defensa del conjunto de Castellón se encontraba Musacchio. El central amarillo se mostró serio y contundente ante sus adversarios y no les dejó moverse con comodidad. Pero a pesar de ello, el Kun pudo conseguir un tanto en el minuto 35 de cabeza.

Por su parte, el Villarreal replegado en la parcela ancha se encontraba tranquilo. Sabía que su rival dejaría huecos en la parcela ancha y qué podría aprovecharlo para ampliar su renta. Así sería casi al final de la primera parte. Cani se adentraba en el área y caía dentro del área. El jugador pedía penalti, el colegiado no lo señalaba, los rojiblancos dudaron y no reaccionaron. Mientras eso ocurría, el balón seguía dentro del área y Rossi, muy atento a la jugada, empujaba al fondo de la red la pelota. Era el minuto 43 y el encuentro, en su primera parte, había casi concluido.

En la reanudación sólo hubo un color, el rojiblanco. La moral de los rojiblancos estaba tocada y reaccionaron. Vieron que era posible la remontada y desde el inicio cercaron la meta adversaria. El balón poco a poco iba llegando al área del Villarreal. En el minuto 51, Antonio López, con el pecho, tras un lanzamiento de falta, obligó a lucirse al meta local. Querían y deseaban de verdad un gol. La línea defensiva adelantó unos metros sus línea y todo el encuentro se jugaba en el campo del Villarreal.

Las ocasiones para el Atlético de Madrid iban llegando. En el minuto 61, Reyes tras pase de Agüero, disparó, y detuvo el meta local. La pareja Reyes-Agüero estaba conectando. El peligro y la posibilidad de gol, tenía que llegar y llegó de una jugada de ellos. Sería en el 63. El argentino aprovechó un pase del sevillano para irse de su defensa, y de fuerte disparo cruzar el balón. Rompía una sequía que le duraba cinco partidos de Liga.

El encuentro estaba de nuevo abierto y con posibilidades para el Atlético de Madrid. Los rojiblancos querían aprovechar la moral del gol para seguir poniendo en peligros al Villarreal. Anhelaban obtener por lo menos un nuevo gol. Quique vio a su rival con dudas y miró a su banquillo. Ahí encontró a su máximo goleador, Diego Forlán. El uruguayo regresaba a la que fue su casa y tenía 17 minutos para darle una alegría a su equipo, pero a pesar de sus intentos y los de todo el equipo, nada cambió y el equipo rojiblanco perdió 2-1.

VILLARREAL, 2 (Godín y Rossi); ATLÉTICO DE MADRID, 1 (Agüero);

Villarreal: Diego López; Ángel, Godín, Musacchio, Capdevila; Bruno, Ibagaza, Cani (Pires, 60); Nilmar (Javi Venta, 83’), Llorente (Cazorla, 74’) y Rossi.

Atlético de Madrid: De Gea; Ujfalusi, Perea, Álvaro Domínguez (Valera, 26’), Antonio López; Paulo Assunção, Tiago (Forlán, 73’), Simão (Ibrahima, 85’), Reyes; Jurado y Kun Agüero.

Árbitro: Mejuto González (Colegio Asturiano) Por parte del Villarreal mostró tarjeta amarilla a Ángel (32’) y Godín (87’). Expulsó a Garrido, técnico local (93'); en las filas del Atlético de Madrid fueron amonestados Perea (31’) y Paulo Assunção (73’).

Incidencias: Estadio El Madrigal. Partido correspondiente a la jornada 33 de Liga.

GOLES

1-0 (21'). Godín de espuela a la salida de un saque de esquina.

2-0 (43'). Rossi aprovecha un balón suelto dentro del área.

2-1 (63'). Agüero de fuerte disparo.

etiquetas: