Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

LIGA / ATLÉTICO DE MADRID 1 - RCD ESPANYOL 0

Esfuerzo titánico

Los rojiblancos derrotan al Espanyol con un gol de penalti de Falcao y siguen sin dejar que nadie arranque ni un punto en el Calderón. Diego Costa revolucionó el partido. Jugamos con diez toda la segunda parte tras la expulsión de Gabi.

Dani Barriga / Foto: Ángel Gutiérrez

Atlético de Madrid 1 - Espanyol 0


Atlético de Madrid
: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe; Tiago, Gabi; Koke (Mario, 67´), Arda (Cristian Rodríguez, 80´), Diego Costav(Raúl García, 86´) y Falcao.
 

Espanyol: Casila; Javi López, Colotto, Héctor Moreno, Capdevila; Victor Sánchez, Forlín (Longo, 50´), Simao (Petrov, 65´), Verdú, Stuani y Sergio García.
 

Goles:

Min.37. 1-0: Falcao engaña a Casilla desde los once metros.
 

Árbitro: Clos Gómez amonestó a Tiago(32´), Arda (55´) en el Atlético y Forlín (6´), Casilla (13´), Stuani (32´), Héctor Moreno (36´), Colotto (57´), Longo (78´) y Capdevila (89´) en los visitantes. Expulsó a Gabi por doble amarilla (32´ y 45´).
 

Incidencias: Partido correspondiente a la 25ª jornada del campeonato nacional de Liga disputado en el estadio Vicente Calderón.

Era una cita importante. Antes de emprender viaje a Sevilla para disputar la vuelta de las semifinales de Copa del Rey, los hombres de Simeone se enfrentaban a una difícil empresa para lograr otros tres puntos como local, en la visita de un enrachado Espanyol.
Los primeros minutos comenzaron con el campo inclinado hacia la banda izquierda rojiblanca con Filipe muy activo en ataque buscando las cosquillas de la defensa blanquiazul con Arda como su mejor aliado. Con las señas de identidad que han llevado a los de Simeone a ser el mejor local de todo el campeonato, el Atlético encerraba poco a poco en su campo a los de Aguirre. La habitual intensidad con la que saltan al campo los jugadores rojiblancos se hacía palpable sobre el verde y el mejor ejemplo fue una acción en la que Diego Costa le robaba la cartera a toda la defensa catalana y tras regatear a Casilla en el pico del área, el meta se vio obligado a detener en falta al delantero rojiblanco. El guardameta veía la amarilla y el saque de falta lo remató Godín por encima del larguero cuando el cronómetro señalaba el minuto 14.

El partido empezó a jugarse de la manera que más le convenía al Espanyol. Un equipo rocoso que desde la llegada de Javier Aguirre al banquillo es de los mejores de la Liga y que llevaba 13 de los últimos 15 puntos posibles. Sin ocasiones para ninguno, los catalanes se sentían cómodos con el balón lejos de su área. Así transcurría el partido hasta que Falcao peinaba un balón largo y Diego Costa volvía a ganarle la partida a la defensa. El de Lagarto encaraba al portero cuando Héctor Moreno se tiró con todo a por él y acabó cometiendo un penalti que Clos Gómez no dudó en señalar. Falcao engañó a Casilla y convirtió el primero del Atlético, el vigésimo primero en su cuenta particular en esta Liga, en el 37 de partido.
 

Cuando la primera parte agonizaba, Gabi cometía una falta a 60 metros del área de courtois y Clos Gómez le mostró la segunda amarilla para, 10 segundos después, señalar el descanso y enfilar camino a vestuarios. Pese a la inferioridad, Simeone siguió confiando en los mismos hombres tras la reanudación, mientras que Aguirre pronto dio entrada a Longo por Forlín, cambio claramente ofensivo. El Espanyol creyó en que con un hombre más podía sacar algo positivo de un estadio en el que nadie ha puntuado esta temporada y se vino arriba. El Atlético vivía cómodo sin balón y salía con muchísimo peligro a la contra con el colombiano Falcao en punta de lanza trabajando mucho y bien en beneficio de sus compañeros.
 

Igual de activo que el colombiano, Diego Costa era un auténtico quebradero de cabeza para la zaga rival cada vez que encaraba en velocidad. Precisamente, rápidez quería Aguirre en su equipo y dio entrada a Martin Petrov por Simao, ambos muy aplaudidos en el cambio por el respetable que se dio cita en la ribera del Manzanares. Los minutos pasaban y, como en la primera parte, ninguno de los dos equipos conseguía llegar a la meta rival con cierta asiduidad. La pelota era de los visitantes pero sin la incisividad necesaria para romper la defensa colchonera.
 

A falta de 15 minutos para el final, Courtois todavía estaba inédito, toda vez que el Espanyol no había realizado ningún lanzamiento entre los tres palos. El Atlético se encaminaba hacia una nueva victoria como local en Liga (12 hasta el día de hoy) y un nuevo choque sin recibir goles jugando al calor de su afición tras 7 seguidos. El Espanyol se volcó definitivamente en busca del empate, dejando a su espalda huecos que la delantera atlética intentaba aprovechar. El esfuerzo por mantener los tres puntos estaba siendo titánico y el Calderón así se lo reconocía a los suyos. La afición entonó sus gargantas y se convirtió en el jugador necesario que necesitaba su equipo para lograr la igualdad numérica.
 

Lo intentó Colotto a dos minutos del 90´pero su disparo tampoco encontró portería y en la jugada siguiente Falcao pudo sentenciar tras ganarle la espalda a la defensa y picar el balón ante la salida de Casilla, pero el portero adivinó las intenciones del delantero y mantuvo en vilo el desenlace del encuentro. Los últimos minutos pudo aguantarlos el Atlético que conseguía volver a mantener su puerta a cero y lograr tres puntos importantísimos para afianzar la segunda posición del campeonato antes de afrontar con ilusión la vuelta de las semifinales de Copa ante el Sevilla