Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

ANUNCIÓ EL FINAL DE SU TRAYECTORIA PROFESIONAL

Fernando Torres, una carrera de leyenda

A través de un vídeo publicado en sus redes sociales, el delantero fuenlabreño ha comunicado su adiós a los terrenos de juego después de 18 exitosas temporadas en la élite, a lo largo de las cuales el futbolista formado en nuestra Academia forjó un impresionante legado que le convirtió no solo en una gran leyenda de nuestro club, sino también del fútbol español.

Le vimos crecer desde que en 1995 ingresó en la Academia de nuestro club a los once años de edad en categoría alevín. Vibramos cuando un 27 de mayo de 2001 debutó en partido oficial con el primer equipo, dorsal '35' en la espalda, en un Vicente Calderón repleto para presenciar el duelo liguero que ese día disputábamos frente al CD Leganés. Emocionó a todo un país un 29 de junio de 2008, cuando otorgó a España la segunda Eurocopa de su historia -con Luis Aragonés en el banquillo-, y prácticamente diez años, el 20 de mayo de 2018, puso en pie al Wanda Metropolitano marcando un doblete contra el Eibar en el día de su despedida del Atlético de Madrid.

Y tras estos y otros muchos buenos momentos, ha llegado el momento de decir adiós. Mediante un vídeo que él mismo ha publicado en sus redes sociales, Fernando Torres ha anunciado el final de su trayectoria profesional; decisión que explicó posteriormente en una rueda de prensa celebrada en Tokio (Japón), donde aseguró que el día 23 de agosto jugará su último encuentro coincidiendo con la visita del Vissel Kobe de David Villa y Andrés Iniesta al Sagan Tosu.

Una trayectoria, la de Torres, a lo largo de la cual se convirtió, por méritos propios, en leyenda, dejando una huella imborrable deportiva y humana por cuantos equipos y vestuarios pasó.

Formado en la Academia rojiblanca desde 1995, culminó su paso por la categorías inferiores de nuestro club el ya citado 27 de mayo de 2001 y solo una semana después, en el Carlos Belmonte de Albacete, marcó su primera diana defendiendo la elástica del primer equipo. Un tanto al cual le seguirían otros 128 más como atlético, que le acabarían convirtiendo en el sexto máximo realizador de nuestra historia. Sin embargo, esa fue una de sus últimas cimas alcanzadas en una carrera en la que acontecieron numerosos hitos antes de su despedida triunfal frente al Eibar.

Pieza clave en el ascenso a Primera División en la campaña 2001/02, ese curso marcó además el inicio de una fructífera relación con otra de las grandísimas leyendas rojiblancas de la historia: Luis Aragonés, con quien también haría historia en la selección española seis años después.

Campeón y máximo goleador de los Europeos sub-16 y sub-19 de 2001 y 2002, Fernando Torres fue fundamental en el ciclo victorioso de 'la Roja' entre 2008 y 2012, coronándose campeón de las Eurocopas de 2008 y 2012 y vencedor del Mundial de 2010. En el primero de esos trofeos marcó el tanto del triunfo en la finalísima contra Alemania (1-0), ganando en carrera de Lahm y salvando con una sutil vaselina la salida de Jens Lehmann. Ese año, 'El Niño' completó el podio del Balón de Oro; primer jugador formado en nuestra Academia que alcanzó tamaño reconocimiento.

  Regreso Torres

Un 'Niño' que paseó orgulloso su sentimiento rojiblanco allá donde fue: Liverpool, Londres y Milan, antes de su segunda etapa como atlético, y Tosu en el atardecer de su carrera. Tras ganarse el cariño de Anfield, proclamarse campeón de la EUFA Champions League y la UEFA Europa League con el Chelsea y una breve etapa en el AC Milan, Fernando Torres volvió a casa por Navidad y el 4 de enero de 2015, más de 45.000 aficionados acudieron en masa a su presentación en el Vicente Calderón.

  

Desde entonces, otros tres años y medio como rojiblanco harían partícipe al delantero fuenlabreño de una de las etapas más gloriosas de nuestra historia; una historia, la suya como atlético, que no podía tener un mejor final. El 16 de mayo de 2018, alzó al cielo de Lyon la tercera UEFA Europa League rojiblanca y solo cuatro días después se despidió de un Wanda Metropolitano a rebosar materializando dos tantos contra el Eibar. Una jornada inolvidable que concluyó con un emocionante homenaje a toda su trayectoria.

Posteriormente, Torres puso rumbo a Japón, donde cerró la temporada otorgando, con un gol, la salvación en la máxima categoría del fútbol nipón al Sagan Tosu. Un Sagan Tosu que ha supuesto la última parada en la carrera de 'El Niño', de cuya trayectoria nos sentimos absolutamente orgullosos y agradecidos.

Enhorabuena, Fernando.