Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

Joel Robles hace balance de su primera temporada como jugador del 1º equipo

El joven guardameta está disfrutando de todo lo que le rodea

Tiene sólo 20 años y ya ha experimentado las mieles del fútbol. Joel Robles ha vivido con el Atlético de Madrid la consecución de dos títulos (UEFA Europa League y Supercopa de Europa), aunque también ha llorado junto a sus compañeros en la final de la Copa del Rey del Camp Nou ante el Sevilla. Ha sido un año muy intenso para el canterano, sabe que aún le queda mucho camino por recorrer, pero tiene la ilusión y las ganas necesarias para afrontar el futuro con optimismo y seguridad.

Joel valoró en declaraciones a la página oficial del Club Atlético de Madrid cómo ha vivido el 2010, un año en el que se ha convertido en uno miembro más de la primera plantilla rojiblanca. “Estoy muy contento. Tengo que reconocer que estoy viviendo toda esta experiencia al máximo. El ser canterano y el haber llegado hasta aquí me hace levantarme con mucha ilusión cada mañana y con muchas ganas de entrenar”, confesó el portero.

Joel reconoció que no es fácil ganarse un puesto en el equipo. De Gea y Asenjo son dos grandes profesionales y el de Getafe sólo tiene buenas palabras para ellos. “Soy consciente de que delante de mí hay dos grandes guardametas en el equipo. Entrenar cada día junto a De Gea y a Asenjo me hace ser más exigente conmigo mismo. Soy consciente de que las cosas no son fáciles y debo darme al máximo para ganarme un puesto. Tengo dos grandes porteros a mi lado de los que aprendo cada día y eso no lo puede decir todo el mundo”, subrayó.

A lo largo de este año no han parado de llegar halagos y reconocimientos hacia la portería colchonera. Desde los medios de comunicación y la afición se ha reconocido que el Atlético de Madrid puede presumir de todos sus guardametas. Joel sabe que eso es un mérito de la gente que día a día trabaja en el Fútbol Base.

“Llevo en el Atlético de Madrid ya nueve años y estoy orgulloso de todo lo que he vivido aquí. Lo más importante es reconocer todo lo que has dejado atrás, lo que has superado y cómo te has comportado. Aún me quedan muchas cosas que mejorar. Soy consciente de que debo trabajar mucho más y vivir muchas más cosas”,
dijo.

El futbolista del Atlético comentó que “se ha dicho en muchas ocasiones, pero la gente que lo hemos vivido lo sabemos bien. El Atlético de Madrid tiene una de las mejores canteras de toda España. Los números están ahí y cada temporada son más los canteranos que pasan a formar parte del primer equipo, pero no de paso, son jugadores que se quedan en el proyecto y que se convierten en referentes en su posición como De Gea o Domínguez. La cantera está respondiendo y viendo cómo está el fútbol hoy en día es fundamental apostar por el Fútbol Base”.

“Sigo de cerca a los equipos de la cantera. Me gusta saber lo que hace el Atlético de Madrid B y C. Tengo muchos amigos en esos equipos y los sigo considerando mis compañeros. La verdad es que están muy contentos por la situación que ahora estoy viviendo, me dicen que no pierda la oportunidad de crecer y que siga trabajando mucho”, aseguró en declaraciones a la web oficial del club.

Sobre la marcha del equipo, Joel aseguró que “sabíamos que la clasificación para la siguiente eliminatoria de la UEFA Europa League era difícil, no lo logramos y ahora es el momento de pasar página y centrarnos en la Liga y en la Copa del Rey. Son dos competiciones en las que tenemos que hacer las cosas bien y demostrar lo que podemos hacer. Los tres puntos que logramos en Liga ante el Málaga han sido muy importante para irnos de vacaciones con los deberes hechos y sin descolgarnos del grupo de cabeza de la clasificación”.

“Queremos empezar el 2011 con mucha fuerza. Estamos en un buen momento a pesar de haber pasado un bajón en la Europa League y en la Liga con un par de derrotas duras. El equipo se ha enganchado de nuevo y debemos estar tranquilos. Con el apoyo de la afición podremos alcanzar los objetivos que nos marcamos a principio de la temporada”, manifestó.

Joel Robles
será uno de los grandes de nuestro fútbol en los próximos años. Desde pequeño jugó en la cantera del Getafe, y con doce años llegó al conjunto colchonero. La lesión de Sergio Asenjo (rotura de ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha) le dio la posibilidad de debutar con el primer equipo en mayo de 2010 contra el Sporting de Gijón, sustituyendo al palentino, que se lesionó al poco de comenzar el partido.

A pesar de su ascenso en el mundo del fútbol, Joel sigue siendo el mismo chico sencillo y gracioso de siempre. “Mi vida ha cambiado mucho deportivamente, pero no en lo personal. El estar compartiendo vestuario con el primer equipo te hace aprender mucho y crecer no sólo como futbolista. A nivel personal lo cierto es que no he cambiado mucho. Sigo compartiendo mi tiempo con la familia y con mis amigos de siempre. Creo que es fundamental no perder tu identidad y mantener cerca a la gente que siempre te ha cuidado”, reseñó.

“No me gusta hablar de mis cualidades. Soy un portero joven, con ilusión y muchas ganas. Siempre me han dicho que soy un guardameta sobrio, intento mejorar con los pies y en el juego aéreo. Creo que estoy en ese proceso en el que soy capaz de aprender rápidamente todo lo que me enseñan”,
reconoció.

Joel destacó que “cuando empiezas a compartir vestuario con futbolistas de la calidad de Kun, Forlán o Ujfalusi, entre otros, siempre vives una sensación rara. Son gente muy importante en el mundo del fútbol, pero todos son grandes personas y grandes profesionales. Te hacen sentir uno más del grupo, te cuidan y velan por ti, aunque también te hacen muchas bromas (risas). No puedo tener queja de nada. Tenemos un gran vestuario, un gran grupo. Todos ellos se encargan de que los jóvenes estén adaptados”.

Gracias a su envergadura, Joel domina el juego aéreo y aporta mucha seguridad a sus compañeros de la defensa. Joel es un portero ágil de reflejos y aguanta muy bien el uno contra uno al delantero rival. Cualidades que no han pasado desapercibidas a Quique Sánchez Flores y a su cuerpo técnico, en especial a Emilo Álvarez, preparador de porteros del equipo.

“Tengo muy buena relación con todo el cuerpo técnico. Todos ellos son buena gente y buenos profesionales. Nosotros trabajamos más de cerca con Emilio (Álvarez). Es un preparador muy diferente, peculiar en sus formas, no tiene nada que ver con todos los que he tenido durante mi carrera. Su manera de ser nos hace estar muy cerca de él. Emilio nos está haciendo mejorar a todos los chavales que estamos ahí. Nos ve con muchas ganas y es capaz de potenciar nuestras cualidades”, dijo.

Para terminar Joel quiso compartir con nosotros y con todos los aficionados del Atlético su sueño que es “llegar a lo más alto con este equipo. Estoy tranquilo y no tengo prisa. He vivido ya títulos con el Atlético y no quiero quedarme ahí. Quiero crecer como persona y como futbolista también”.
etiquetas: