Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

DISPUTÓ 30 MINUTOS FRENTE AL SESEÑA

Laura Soriano recupera la sonrisa

La centrocampista madrileña regresó este sábado a los terrenos de juego, tras haber encadenado y felizmente superado dos gravísimas lesiones en ambas rodillas.

Francisco de Haro

Quinta victoria consecutiva en el campeonato liguero; veintiséis tantos a favor y ninguno en contra en todos esos encuentros; continuar a solo tres puntos del líder restando aún siete meses de curso… Muchos motivos tuvo el Femenino Juvenil A para acostarse feliz este sábado después de su triunfo por 2-0 frente al Seseña, sin bien el mejor de todos trasciende a cualquier tipo de número.

Y no porque 570 sea precisamente un número cualquiera, sino los días que Laura Soriano Asensio (Madrid, 28/06/2000) ha luchado para volver a sentirse futbolista desde aquel fatídico 1 de marzo de 2015.

Pero ha vencido y la adversidad le ha hecho más fuerte, sobre todo mentalmente. No en vano, no solo se ha repuesto al infortunio de dos gravísimas lesiones de rodilla que pusieron en jaque su carrera, sino que además ha regateado con maestría al escarnio de un macabro destino. Porque en mitad de ese interminable periodo, la centrocampista madrileña encontró un pequeño oasis de cuatro días, que sin embargo se convirtió en un dramático punto y seguido.

Recapitulemos. El señalado 1 de marzo de 2015, Laura Soriano sufrió un esguince del ligamento interior, con rotura total del cruzado y fisura en el menisco de la rodilla derecha. Un duro contratiempo que le obligó a pasar por quirófano y que le alejó de los terrenos de juego hasta el 24 de enero de 2016.

  Laura Soriano

Entonces, la mediocentro rojiblanca volvió a pisar el césped, para participar incluso con un gol del triunfo de su equipo en casa del Juventud Sanse (1-7). Un justo premio tras casi un año de sufrimiento, en lo que parecía un feliz epílogo a una terrible lesión.

Sin embargo, apenas tres días más tarde y durante un entrenamiento, la otra rodilla de Laura Soriano se declaró en rebeldía, con una rotura total del ligamento cruzado anterior. Vuelta al punto de partida.

“Fue un momento durísimo. No pude disfrutar de mis anteriores nueve meses de trabajo diario para volver a jugar. Lo veía tan injusto que verdaderamente llegué a plantearme si seguir con este deporte o no. Me encontraba hundida, sin encontrar explicaciones a nada y pensaba que se todo había acabado”, reconoce la protagonista de nuestra historia en palabras a la web del club.

“Pero con el paso de los días y de ver el cariño que la gente depositaba en mí: mis entrenadores, mis compañeras, mi familia, mis amigos… de sentirme tan apoyada, empecé a tener un poco de esperanza y cambié el chip. Comencé a enfocarlo de otra forma: quizás el fútbol me estaba preparando para algo muy bonito y todo esto solo eran retos para hacerme mas fuerte”, prosigue la centrocampista atlética.

Llegué a plantearme si seguir con este deporte o no

“Me operé el día 10 de marzo de mi segunda rotura de LCA. Era una lesión que ya conocía, ya sabía cómo era todo su proceso y nada me pillaba por sorpresa. Todas las personas del club trabajaron muchísimo conmigo, se involucraron de lleno en que todo fuera según lo esperado y así fue, día a día, sin prisa. Con mucho trabajo y mucha paciencia lo fui consiguiendo. Hubo días malísimos, pero siempre alguien del club y alguien de fuera me alegraba la existencia. También hubo días buenos en los que salía super contenta de ver cómo el esfuerzo iba teniendo recompensa”.

Recompensa que este sábado se tradujo en un segundo retorno al verde, disputando treinta minutos en la victoria del Juvenil A ante el Seseña.

“Ante todo doy las gracias a todas las personas del club que me ayudaron día sí y día también e igualmente a mi familia, que siempre me inculcó la idea de que quien tiene un sueño, tiene que ir a por él”, afirma Laura Soriano.

“A cualquier persona que se encuentre en la que fue mi situación y a día de hoy no sepa qué hacer, le digo que lo intente. Si no lo intentas, jamás sabrás qué podría haber pasado. Es decir, que lo intenten. No pierden nada y pueden ganar mucho. Con trabajo, paciencia e ilusión, más tarde o más pronto todo llega”, concluye la centrocampista, todo un ejemplo de superación.