Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

GUARDAMETA EN LOS AÑOS 70, ALABA EL TRABAJO DEL TÉCNICO CON ESTA PLANTILLA

Rodri: "Lo que está haciendo Simeone es para descubrirse"

Roberto Rodríguez, Rodri, fue uno de los guardametas importantes en la década de los 70. Ganó 3 Ligas y 1 Copa en una de las mejores etapas rojiblancas.

T. Calvo / FOTO: L. P. Gallut

TRES VECES CAMPEÓN DE LIGA Y UNA DE COPA

Nombre: Roberto Rodríguez Aguirre

Fecha y lugar de nacimiento: 14 de noviembre de 1942 en Logroño (La Rioja)

Temporadas en el Atlético de Madrid: 9

Partidos oficiales disputados: 160 (142 de Liga)

Palmarés: 3 Ligas y 1 Copa de España con el Atlético de Madrid

- ¿Cuál es su mejor recuerdo como rojiblanco?
- “El día que entré en esta casa, con 15 años para cumplir 16. Toda mi familia era atlética y la alegría que di a mi familia fue indescriptible. El mejor día fue ese, aunque luego he tenido muy buenos recuerdos con las Ligas”.

- ¿Qué momento de la historia del club elegiría como el mejor?
- “De lo que yo conozco, creo que no hay que hablar de un año, pero sí de una década, del 65 al 75. Para mí fue el mejor momento. Se ganaron tres Ligas, se jugaron semifinales y una final de Copa de Europa. El equipo jugaba francamente bien. Estamos hablando de jugadores como Gárate, Collar, Mendonça, Adelardo, Ufarte, Glaría, Griffa, Rivilla, Calleja… Por ejemplo, Rivilla y Calleja fueron internacionales y fueron campeones de la Eurocopa con España. Teníamos muy buen equipo”.

- ¿Con qué jugador actual se identificaría?
- “Salvando las distancias, me hubiese identificado con Courtois, porque es un chico alto que no es demasiado espectacular y que todo lo hace bien. Yo no era espectacular, era más bien sobrio. Es cierto que los entrenadores confiaron bastante en mí. Courtois ha sido y es mejor que yo, salvando las diferencias porque tiene alguna pequeña condición más”.

  
Rodri, sobriedad bajo los palos

- ¿Qué añora de su etapa como jugador en el club?
- “Primero, que era jugador y han pasado muchos años. Era otra época, eras joven y hacías lo que te gustaba. Tuvimos un gran compañerismo en general en todas las etapas. Éramos como una familia”.

- ¿Qué diferencias encuentra entre el actual Atlético y el que usted vivió en su ciclo profesional?
- “Si tomamos como ejemplo el equipo del que más se acuerda la gente, el que dirigía Marcel Domingo, aquél era técnicamente mejor y los jugadores eran más dotados. También hay que tener en cuenta que ha cambiado el fútbol. Ahora predomina el físico más que el aspecto técnico. Antiguamente era al contrario. Había jugadores que físicamente no estaban muy dotados pero técnicamente sí lo estaban y eso les permitía jugar”.

- En la historia del club, ¿qué papel otorga a la cantera rojiblanca?
- “Es fundamental. Si hablo por mí mismo, de aquél momento jugamos Jayo, Glaría, Adelardo, Leal y yo, entre otros. La cantera es algo que, los clubes en general y el Atlético de Madrid en particular, no deben dejar nunca”.

- ¿Cómo calificaría la temporada 2013-2014?
- “Histórica. Ha sido una temporada histórica. Hay que darle todo el mérito. El Atlético de Madrid lleva tres o cuatro espléndidos y no se le puede poner ningún pero ni a los jugadores ni al entrenador”.

- ¿Es la Champions la asignatura pendiente del club?
- “Efectivamente. Creo la temporada pasada debimos ganarla, como también en la primera final porque en ambas ocasiones el Atlético de Madrid llegó bien. Creo que en la Heysel el equipo llegó mejor y estábamos ganando al Bayern hasta que llegó el gol del empate en el último segundo. En la segunda costó más y llegamos más justos. Pero creo que en las dos ocasiones si se analizan cómo se han perdido, debimos ganar, como mínimo, una”.

- ¿Es algo que el fútbol debe a los atléticos?
- “Nos debe el fútbol y nosotros mismos también. Creo que la próxima, porque tendremos una tercera oportunidad y otras más, seguro, tendremos que encarar esos partidos atando muy bien todos los cabos. Esas finales se ganan por muy pequeños detalles como lo hemos observado el año pasado, que lo tenemos más reciente. La próxima vez no se puede escapar. Hay que llegar con la cabeza muy clara y creo que la experiencia vivida nos llevará hacia delante”.

Tenemos que contar con un equipo fuerte, que juegue siempre la Champions

- ¿Es Simeone el entrenador ideal para el Atlético de Madrid?
- “Sin duda alguna. A los entrenadores, como a los jugadores, hay que juzgarles por lo que hacen en el campo. Y lo que está haciendo Simeone es para descubrirse en todos los sentidos. Ha transmitido fuerza, confianza, la gente cree en él, que es fundamental y no se le discute nada. Esto le permite hacer el trabajo que él considera oportuno. El equipo no tiene la misma chispa que el año pasado pero sigue estando muy bien. Es normal porque ha habido muchos cambios y los que han venido nuevos se tienen que ir acoplando. Al final, el equipo hará un gran campeonato y un buen año”.

- ¿Qué pasos debe seguir el club para seguir creciendo?
- “Tenemos que contar con un equipo fuerte que esté jugando siempre Copa de Europa, ahora Champions League, que esté dentro de los tres o cuatro primeros y en alguna ocasión será campeón, segundo o lo que sea, pero que esté ahí. Es fundamental que el equipo esté en Champions. Y eso no viene por generación espontánea, sino por el trabajo y el acierto del equipo. Si el Atlético de Madrid entra en Champions todos los años, ahora que son cuatro los que entran, llegará a ganar ese título y estará siempre en candelero y tendrá buenos futbolistas. Antes, la Copa de Europa sólo se jugaba si eras campeón y, excepcionalmente, si el campeón de Liga ganaba también ese título y tú eras segundo. Si no, no ibas. Y ahora también entran el tercero y el cuarto”.

- Un sueño que como atlético le gustaría que se convirtiera en realidad a corto plazo.
- “Que nos viésemos como campeones de Europa. Es una espinita que tenemos todos los que hemos defendido esta camiseta en la Copa de Europa. Como atlético sería lo primero que me gustaría. Y, después, que se haga la transición al nuevo estadio sin que se note demasiado como notamos el paso del Metropolitano al Calderón. Yo jugué el último partido del Metropolitano y el primero aquí. Y de jugar ante 50.000 personas a hacerlo con 5.000 ó 10.000 es una diferencia notable. Nos costó quitar esa frialdad de la grada entre dos y tres años. Espero y deseo que los atléticos no lo suframos porque vamos a mejorar, a ir a un estadio moderno y muy bueno. Así habrá continuidad en el trabajo”.