Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

Luis M fue el primer seguidor en conseguir su entrada para Hamburgo

Antes de abrirse las taquillas la cola daba la vuelta al estadio

La alegría de Luis M no tenía precio. Fueron más de 12 horas las que permeneció al frente de la cola de aficionados, que esperaban ansiosos que se abrieran las taquillas del Estadio Vicente Calderón. El preciado botín era una entrada para la final de la Europa League en Hamburgo.

La hinchada rojiblanca ha tenido que esperar 24 años para ver a su equipo en otra final europea y cualquier esfuerzo merecía la pena. El Atlético de Madrid es especial y su hinchada siempre está ahí, en las buenas y en las malas y como dice la canción nunca deja de animar. En este caso, de esperar, pues aunque la recompensa era el preciado botín, hubo que sufrir mucho frio para adquirir una entrada. Un poco antes de abrirse las taquillas, la cola daba la vuelta al Estadio Vicente Calderón y por muy poco los últimos casi se tocaban con la parte delantera.

Luis M llegó en la mañana del lunes a las 11:00 horas a las taquillas, pensando que ya habría mucha gente, pero al ver que no había aficionados, decidió irse a comer. Posteriormente regresó alrededor de las 18:00 horas y ahí se quedó. Abrigado con el chándal del Atlético de Madrid, un buen anorak, del Liverpool, y una bufanda, esperó y esperó hasta que a las 10:00 horas del martes se abrieron las taquillas y se pudo hacer con la entrada. “Por supuesto que ha merecido la pena. Ahora me voy a casa para descansar”, reconoció el seguidor rojiblanco que curiosamente es de Illescas, la localidad de residencia del guardameta David De Gea.

No era el único aficionado radiante, pues todos y cada uno de los que la iban adquiriendo se marchaban felices y contentos. No importaba las horas que habían pasado en la cola e incluso el frio que habían tenido que padecer. Había tiempo para seguir cantando y festejando el pase a la final de la Europa League. La fiesta había comenzado y no parará hasta las 20:45 horas del próximo miércoles 12 de mayo.  A esa hora miles de aficionados rojiblancos esperarán ansiosos el pitido inicial del colegiado. El choque con el Fulham comenzará. Sólo falta un último deseo y sueño: ver a Antonio López levantar la Copa de la Europa League. La cuenta atrás ha comenzado.



etiquetas: