Saúl se estrenó como goleador rojiblanco en Segunda B con sólo 16 años

“Era un gol muy importante para nosotros porque remontábamos el partido”

Saúl Ñíguez Esclapez sigue su progreso en la cantera del Atlético de Madrid. Paso a paso ha ido subiendo escalones hasta llegar, a sus 16 años, a estrenarse esta temporada con el Atlético B. Nació el 21 de noviembre de 1994 en Elche (Alicante) y estaba predestinado a que el balón de fútbol fuera su hábitat natural. Su padre, José Antonio Ñíguez, conocido futbolísticamente como Boria, jugó en el Elche en Primera División, y sus hermanos mayores, Jonathan, juega en el Mirandés, en Segunda B, Grupo II, y Aarón, en el Recreativo de Huelva, en Segunda A.

El domingo 10 de abril no se le olvidará fácilmente porque consiguió su primer gol con el filial rojiblanco en Segunda B. Está viviendo una temporada con demasiadas alternativas. No ha tenido una continuidad en su equipo por una lesión a principio de campaña y por las llamadas de la Selección Nacional Sub-17, en la que es un fijo para Ginés Meléndez. Ahora, Antonio Rivas le está dando más minutos, como ante el Extremadura, donde fue titular, y se estrenó como goleador.

En declaraciones a la página web del Atlético de Madrid, Saúl comenta cómo fue el gol que suponía el 1-2 para los rojiblancos. Fue un gran pase de Borja por encima de la defensa, controlé el balón, disparé y entró. Era un gol muy importante para nosotros porque remontábamos el partido y tal y como se había puesto con las dos expulsiones del Extremadura todo se nos ponía de cara”, señaló.

Comenzó en el once inicial y es el séptimo partido en el que juega de titular. “Me encontré muy bien. Al principio estaba un poco nervioso, pero con el paso de los minutos se fue pasando. El ambiente estaba muy caliente en el partido y cuando metí el segundo gol la afición local nos empezó a pitar. Con partidos como el de este domingo coges mucha experiencia”, apuntó.

Hace pocas semanas que jugó con la Selección Sub-17 el Preeuropeo de Bélgica con tan mala suerte que España se quedó a un gol de lograr la clasificación. Fue una gran desilusión para todos perder contra Inglaterra porque tenemos un buen equipo y queríamos clasificarnos para el Europeo y nos quedamos fuera tanto del Europeo como del Mundial. Jugar con la Selección me ha venido bien por los minutos que he tenido y porque me ha dado confianza en mis posibilidades”, dijo el jugador rojiblanco.

En la presente campaña ha podido ejercitarse ya con el primer equipo a sus 16 años. “Quique Sánchez Flores me ha dado la oportunidad de entrenarme con el primer equipo y la verdad es que fue una gran experiencia. Es bastante diferente entrenar con los mayores. Fue un día que estábamos calentando con el Atlético B y cuando me llamaron alucinaba. No me lo creía”, aseguró.

Coincidencias de la vida, Quique Sánchez Flores fue el técnico que hizo debutar a su hermano Aarón en el Valencia, en Primera: “Aarón jugó con 17 años en el primer equipo del Valencia con Quique y es una casualidad que sea el mismo entrenador que me llama para entrenar con el primer equipo del Atlético. Pero tengo que seguir trabajando igual en mi equipo, el Atlético B, para que mi entrenador siga contando conmigo”.

De momento, Saúl Ñiguez sigue con sus estudios de Primero de Bachiller en el Colegio Amanecer. “Vamos bien con las notas. Hay veces que tengo que faltar a clase por los entrenamientos y también con las concentraciones de la selección, pero los profesores me ayudan mucho. Tenemos que sacar buenas notas porque en el Atlético de Madrid se nos pide que respondamos en los estudios. Se forman primero personas antes que futbolistas”, manifestó.

Se define como un jugador “que lucha por el equipo, que es fuerte y con buena técnica. Más que nada, me definiría como un jugador de equipo. Siempre he jugado de interior, pero en el Atlético B estoy jugando más arriba o en banda. Soy polivalente y lo importante es jugar donde te ponga el míster”.

Su padre, Boria, acude a los entrenamientos y le ayuda en todo. Es mi mayor crítico y siempre me corrige lo que cree que hago mal. Ahora está conmigo porque soy el más pequeño, pero antes ha estado con mis hermanos”, aseveró.

El Atlético B ha dado un paso de gigante cara a la salvación con el triunfo ante el Extremadura: “No podemos confiarnos porque no está todo hecho aún. Tenemos que salir a ganar y conseguir el mayor número de puntos posible hasta el final de temporada”.

El domingo hay otro partido ‘caliente’ con uno de los equipos históricos y que se encuentra en zona de descenso, el Pontevedra. Sobre el encuentro, Saúl dijo que “tenemos que ir partido a partido pero si ganamos el domingo nos alejaremos de la zona peligrosa”.

En cuanto a qué le ha podido pasar al Atlético B para sufrir esa transformación en positivo desde la primera vuelta hasta ahora, Saúl considera que “puede haber afectado en el inicio de temporada la experiencia pero ahora estamos lanzados y tenemos que aprovechar la buena racha. Hemos tenido problemas con el gol en la primera vuelta y ahora lo hemos solucionado en los últimos partidos. Antes nos costaba mucho marcar y ahora convertimos la mínima oportunidad. Además, las victorias fuera de casa nos han dado alas porque hasta ahora no habíamos ganado tres partidos seguidos”.

etiquetas:
>