Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

HISTORIA ROJIBLANCA

Se cumplen 104 años de la inauguración del campo de O'Donnell

El 9 de febrero de 1913 se jugó el primer partido en este campo, situado en la calle Narváez, ante el Athletic de Bilbao.

 “Ayer tarde se estrenó el hermoso campo del Athletic Club de Madrid, situado en la calle de Narváez. Gran entusiasmo había por ver jugar al Athletic Club de Bilbao, y lo confirmó el numeroso público que asistió al campo”. Así relataba la crónica deportiva de ABC la inauguración del Campo de 0’Donnell que tuvo lugar el domingo 9 de febrero de 1913.

El partido entre la central bilbaína y la sucursal madrileña comenzó a las tres y media de la tarde. Los bilbaínos alinearon a Murga; Solaun, Hurtado; Iceta, José Maria Belauste, Eguía; Dapousa, Cortadi, Pichichi, Pinillos y Ramón Belauste, mientras que por los madrileños formaron Irazusta; Pérez, Allende; Arango, Goñi, Mandiola; Elorduy, Palacios, Zuloaga, Axpe y Smith. La victoria fue vizcaína por 0-4. Cortadi, José María Belauste y Pichichi, en dos ocasiones, fueron los goleadores.

  Campo de ODonnell. Inauguración en ABC

Portada de ABC el día de la Inauguración. Para este importante estreno no hubo que desplazarse muy lejos del solar junto al Retiro, que había sido nuestro terreno de juego desde 1903. En la delimitación de las actuales calles de Narváez, Menorca, Lope de Rueda y O’Donnell, se localizó el nuevo campo que el presidente D. Julián Ruete hizo realidad. Era de tierra y con capacidad para 10.000 espectadores. En la lateral de Lope de Rueda estaba situada la tribuna presidencial y la caseta de vestuarios.

El vallado del terreno de juego lo llevaron a cabo los socios-jugadores. Pese a que las aportaciones económicas de los socios resultaron insuficientes, surgió la decisiva ayuda del mecenas Manuel Rodríguez Arzuaga, que puso de su bolsillo la mayoría del dinero que hubo que pagar por los 600 metros lineales de madera que se emplearon en el vallado.

A partir de entonces se hizo necesario la distribución de entradas y pases para acceder al nuevo recinto. Además se construyeron pistas de tenis. También en las instalaciones de O’Donnell se jugaba al hockey, una muestra más del carácter polideportivo que acompañó al Athletic Club madrileño desde su fundación.

Durante muchos años fue el mejor campo de Madrid y prueba de ello es que fue elegido en 1921 como sede del primer partido de la Selección en Madrid, que acabó con victoria de España sobre Portugal por 3-1. El adiós de O’Donnell tuvo lugar el 8 de abril de 1923, en partido amistoso contra el equipo checoslovaco del Viktoria Zizcov que finalizó 2-2.