Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

CON GOLES DE SCHUSTER Y FUTRE

Se cumplen 28 años de la Copa del 92

El 27 de junio de 1992 nuestro equipo venció al Real Madrid en la final de la Copa del Rey gracias a los goles de Schuster y Futre.

El 27 de junio de 1992 nuestro equipo conquistó la octava Copa de nuestra historia. Los rojiblancos vencieron al Real Madrid en el Santiago Bernabéu gracias a dos goles de bella factura de Bernd Schuster y de Paulo Futre.

Para tan importante encuentro, Luis Aragonés, técnico rojiblanco, dispuso el siguiente once: Abel; Tomás, López, Solozábal, Soler; Vizcaíno, Schuster, Donato, Moya; Futre y Manolo. Toni Muñoz y Alfredo también participaron en el encuentro.

El Atleti, que había finalizado la competición liguera en tercera posición, se medía al Real Madrid, que había terminado en la segunda con un punto más que los rojiblancos, llegó a la final de Copa tras haber firmado una brillante trayectoria en la competición del K.O. Los de Luis Aragonés firmaron una gran remontada ante el Real Oviedo en los octavos de final, venciendo por cinco a cero en el Vicente Calderón tras la derrota por uno a cero en el encuentro de ida. En la siguiente ronda esperaba un Athletic Club al que vencimos por cero a tres y por uno a cero en la eliminatoria, logrando el billete a las semifinales, donde nos enfrentamos al Deportivo de La Coruña. Ante los gallegos, los de Luis se clasificaron a la gran final tras empatar a un gol en Riazor, haciendo bueno el dos a cero del encuentro de ida.

En un gran ambiente y en el estadio rival nuestro equipo arrancó de inmejorable manera su andadura hacia el título. Schuster, con un magistral lanzamiento de falta, batió a Buyo a los siete minutos para poner en ventaja a los nuestros. Cuando el cronómetro rozaba la media hora de juego, el portugués Paulo Futre anotó un gol que aún permanece en la memoria colectiva de todos los atléticos, alojando en la escuadra rival un zurdazo que acabó significando el título.

etiquetas: