Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

EL ATLÉTICO DE MADRID EMPATÓ SIN GOLES ANTE UN DEPORTIVO BATALLADOR

Un paso más hacia la Champions

El Atlético de Madrid pudo ganar a un Deportivo batallador y sólido, pero el remate de Gabi se encontró al travesaño y Ayza Gámez anuló un gol a Arda Turan que debió subir al marcador.

T. Calvo / FOTO: A. Gutiérrez

DEPORTIVO 0 – 0 ATLÉTICO DE MADRID

Deportivo: Aranzubia; Manuel Pablo, Zé Castro, Aythami, Ayoze; Alex Bergantiños, Juan Domínguez; Bruno Gama, Valerón (André Santos, 86’), Camuñas (Evaldo, 72’); y Riki (Nelson Oliveira, 77’).

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis; Gabi, Mario Suárez; Raúl García (Óliver Torres, 72’), Adrián (Saúl, 81’), Cristian Rodríguez (Arda Turan, 65’); y Falcao.

Árbitro: Ayza Gámez (Comité Valenciano). Mostró tarjeta amarilla al rojiblanco Godín (42’) y al visitante Bruno Gama (90’).

Incidencias: Jornada 34 del Campeonato de Liga. Estadio de Riazor. El Atlético de Madrid jugó con camiseta rojiblanca y pantalón y medias rojas.

El partido de Riazor tenía todos los ingredientes para ver un choque intenso, entretenido y con mucha tensión. Y lo cierto es que no le faltó de nada, aunque en el primer tiempo hubo más precaución que profundidad por ambos bandos. El Atlético de Madrid tenía muy estudiado a su rival y a medida que pasaban los minutos se fue haciendo con el control del partido.

El Deportivo quería dar un golpe de efecto en su lucha por salir de los puestos de abajo y tras una reacción extraordinaria con la llegada al banquillo de Fernando Vázquez, el cuadro gallego ha sufrido una transformación que le ha llevado a salir de los puestos de descenso aunque no de la zona de peligro por la tremenda igualdad que hay entre los equipos implicados.

Por su parte, el Atlético quería certificar con un triunfo el pase a la zona Champions de forma matemática. Y sabía que tenía que hacer un partido serio y homogéneo para lograr su objetivo ante un equipo en alza en las últimas jornadas y que iba a vender cara la derrota.

El choque comenzó con mucho dinamismo y con una llegada para cada equipo con peligro. Primero fue Riki el que probó a Courtois con un disparo que el belga atajó en dos tiempos. Y, a renglón seguido, Falcao fue el que buscó el gol con un remate que detuvo el meta local también en dos veces.

Los locales se envalentonaron y pasaron a tener más el balón y en ese período llegaron por dos veces ante la meta de Courtois, aunque siempre de lejos y con disparos del mismo protagonista, Ayoze, y cuyos disparos acabaron embolsados en el pecho del meta belga.

Tras una primera fase del primer tiempo en el que el Deportivo parecía que tenía más control del balón y con alguna oportunidad, no muy clara, llegó la fase en la que el Atlético se estiró y creó más peligro como a la media hora, cuando un centro de Juanfran acabó en los pies de Godín, que no llegó a rematar bien por la oposición de un zaguero. Fue el preludio de una buena jugada de Adrián y que acabó con un remate desviado de Falcao.

En la segunda mitad, el claro dominador fue el Atlético de Madrid. Empezó fuerte creando una ocasión de peligro en un pase de Adrián sobre Falcao que el colombiano acabó estrellando en el lateral de la red. El balón era de los rojiblancos y cada vez que pasaban de medio campo el Deportivo tenía que estar muy atento a no perder el esférico porque podía pagarlo caro.

Diego Pablo Simeone movió el banquillo en la mitad de la segunda parte para dar una marcha más al partido y ponerle más color rojiblanco. Arda Turan, Óliver Torres y Saúl entraron paulatinamente por Cristian Rodríguez, Raúl García y Adrián y el partido estaba más para el Atlético que para el Deportivo. A todo esto, Gabi se sacó un zapatazo tremendo desde fuera del área que se estrelló en el travesaño en el minuto 79. Ahí fue cuando el Deportivo vio que el partido se le podía marchar. Y de hecho, en el 88, una decisión controvertida de Ayza Gámez privó al Atlético de una victoria que estaba trabajando. Arda Turan envió un centro envenenado que no tocó nadie, ni Miranda, ni Godín ni el defensa, pero que el colegiado valenciano pensó que el uruguayo estaba en fuera de juego. Sin embargo, Manuel Pablo era el que rompía el fuera de juego y el tanto debió subir al marcador.

Ahí se murió un partido en el que volvió Arda Turan a jugar tras la lesión y a dejar detalles de calidad. También volvieron a tener minutos los canteranos Óliver Torres y Saúl y tuvieron destellos de su clase. Justo entre los dos estuvieron a punto de fabricar una jugada de peligro en esta recta final del partido. Empate final que dejó más contentos a los gallegos en su lucha por la salvación, aunque al Atlético tampoco le disgustó porque sigue sumando y con su portería a cero. Un partido más fuera de casa, Courtois sigue imbatido. El miércoles, próximo partido de los rojiblancos en Vigo frente al Celta, adelantado de la jornada 36.