DOS GOLES DEL BRASILEÑO RUBRICAN UNA EXCELENTE VICTORIA ANTE OSASUNA

Victoria a toda Costa

Diego Costa fue fundamental en el triunfo ante Osasuna. Marcó los dos goles y fue una pesadilla. Excelente partido de los rojiblancos que fueron un equipo sólido, solidario y letal.

T. Calvo / FOTO: A. Gutiérrez

OSASUNA 0 - 2 ATLÉTICO DE MADRID

Osasuna: Andrés Fernández; Marc Bertrán, Arribas, Flaño, Damiá (Llorente, 79’); Puñal (Cejudo, 74’), Lolo; De las Cuevas (Nino, 61’), Oier, Masoud; y Armenteros.

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Cata Díaz, Filipe Luis; Gabi, Mario Suárez; Koke, Diego Costa (Adrián, 75’), Arda Turan (Cristian Rodríguez, 86’); y Falcao.

Árbitro: Pérez Montero (Comité Andaluz). Mostró tarjeta amarilla al local Damiá (39’); y a los visitantes Juanfran (6’), Koke (56’) y Gabi (90').

Incidencias: Estadio El Sadar. Prácticamente lleno. El Atlético de Madrid utilizó la segunda camiseta, negra, con pantalón azul y medias rojas.

GOLES:
0-1. 34’. Contragolpe conducido por Gabi con pase a Koke, éste ve libre a Diego Costa y le envía un balón que el brasileño remata, despeja Andrés Fernández y, de cabeza, marca Diego Costa.
0-2. 47’. Falta lateral que ejecuta Koke, toca Miranda y empuja a la red Diego Costa en el segundo palo.

Gran victoria de un Atlético de Madrid superlativo en El Sadar. Brilló el equipo de Simeone por el trabajo solidario y eficaz de todos y cada uno de los jugadores que saltaron al terreno de juego. No dieron opción a Osasuna y cuando llegó el momento, Courtois se encargó de cercenar las ilusiones de los navarros.

El Atlético de Madrid hizo el partido perfecto en El Sadar. Los jugadores rojiblancos se pusieron el mono de trabajo desde el minuto 1 y cumplieron a rajatabla las premisas de Diego Pablo Simeone. Osasuna se encontró un equipo rocoso, sin fisuras y que se mostraba letal de cara a portería contraria.

Diego Costa volvía a un estadio en el que había hecho su primer ‘hat trick’ en Primera División hace dos temporadas y parecía que el brasileño estaba por la labor de volver a ‘mojar’ en este estadio. Además, la convocatoria con Brasil era una motivación extra para que el delantero rojiblanco lo celebrase como mejor sabe, goleando.

Lo cierto es que el inicio fue prometedor por ambos bandos porque hubo tres ocasiones de gol. La primera, para los rojiblancos, con un centro peligroso de Arda dentro del área al que no llega por muy poco Falcao delante de Andrés Fernández. Habían transcurrido 3 minutos y en el siguiente fue Oier el que cabeceó fuera un centro lateral. Y, en el 7, un golpe franco de Masoud salió rozando el poste.

A partir de ese momento el Atlético de Madrid supo manejar el partido, sin que dejara a Osasuna crear oportunidades de gol. Paso a paso, palmo a palmo, el equipo rojiblanco se fue haciendo con el partido y con la solidez mostrada desde el inicio sólo faltaba elegir la opción más clara para poner tierra de por medio en el marcador. Y así sucedió en el minuto 34, cuando Gabi vio desmarcado a Koke y le lanzó en profundidad. El canterano levantó la cabeza y vio a Diego Costa, éste remató y salvó Andrés Fernández pero no pudo evitar el cancerbero el cabezazo del brasileño para poner el 0-1 y silenciar El Sadar.

Osasuna no estaba por la labor de dejar las cosas así y Oier puso a prueba a Courtois con un cabezazo que despeja el belga de puños. Y, en los albores del primer acto, doble parada de Courtois en un córner a sendos remates de Oier.

Así acabó la primera mitad pero el Atlético de Madrid quería acabar con las ilusiones de los navarros por la vía rápida. Y apareció de nuevo Diego Costa, el ogro para los navarros en este estadio. En el 47, una falta ejecutada por Koke, prolonga Miranda de cabeza al segundo palo para que el brasileño fusile en boca de gol a Andrés Fernández. Un gol que fue un jarro de agua fría para los locales y que supuso un mazazo del que no se repuso el cuadro de Mendilíbar.

Era el momento de romper definitivamente el partido con un tercer gol y así lo vieron los rojiblancos, que fueron más incisivos que su rival y que pudieron anotar con un disparo de Falcao que atajó el meta navarro y con una falta directa de Koke a la que respondió Andrés con una espectacular mano desviando a córner un gol seguro. Estuvo cerca del ‘hat trick’ Diego Costa con un disparo que salvó el meta local y, a partir de ese momento, llegó la hora de Courtois, que hizo tres paradas de mérito para exasperar más a los navarros en su intento de acortar distancias.

Así murió un partido perfecto de un Atlético de Madrid que volvió a dejar su portería a cero y a sumar tres importantes puntos para acercarse más al objetivo de los puestos de Champions League. Sexta victoria fuera de casa para alcanzar los 60 puntos en Liga. Y en un feudo complicado como El Sadar.
 

>