Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

Alberto Pascual consigue con el Féminas C su tercer título como entrenador

“Hacia mucho tiempo que no entrenaba a un equipo que hiciese tantas cosas bien en tan poco tiempo”

Alberto Pascual es uno de los técnicos más veteranos del Atlético de Madrid Féminas con siete temporadas a sus espaldas en el conjunto rojiblanco, en las que ha conseguido dos campeonatos de Liga en la categoría Sub-13, campeón de Liga esta temporada con el Preferente y hace dos años sub campeón en la misma categoría. Además llegó a entrenar la campaña pasada al Féminas B con el que consiguió la cuarta plaza del campeonato.

El pasado sábado el Atlético de Madrid Féminas C revalidó el título de Liga por segundo año consecutivo tras doblegar al Rayo Vallecano (1-2). El técnico rojiblanco realizó unas declaraciones en exclusiva para la página web del club, haciendo balance de la temporada que ya termina. “Comenzamos el año con mucha ilusión, como ya adelanté en pretemporada, nuestro objetivo primordial es formar jugadoras y alimentar a categorías superiores de estas jugadoras. Somos uno de los equipos más jóvenes de la categoría, eso proporcionó aire fresco al equipo y poco a poco fueron cogiendo experiencia en la Liga y cumpliendo con las expectativas impuestas en pretemporada”.

“La pretemporada fue de lujo, los primeros meses rozábamos la perfección y eso provocó que el equipo creciese. El compromiso y el trabajo de cada una se veía plasmado sobre el terreno de juego. Éramos un equipo muy compacto, la gente respondía a las exigencias, e incluso me atrevería a decir que hacia mucho tiempo que no entrenaba a un equipo que hiciese tantas cosas bien en tan poco tiempo. En diciembre sufrimos un pequeño bajón, no encontrábamos nuestra filosofía de juego, sumado a la plaga de lesiones lo que  nos hizo pasar un bache. Era el momento de pensar la solución, empezamos a trabajar la psicología y la unión de grupo, sabíamos que nosotras mismas éramos las que teníamos que sacar esta situación adelante. Salimos de ese bache y los resultados fueron llegando, hasta que nos topamos con una serie de partidos en el mes de abril que también nos marcarían. La plantilla llegaba muy justa al tramo final de temporada, había que ganar más por corazón y con la cabeza que con las piernas. Nuestra intención es que las jugadoras viniesen a entrenar con una sonrisa, la situación era complicada, pero los resultados están ahí, sabíamos que el Rayo Vallecano iba a ser el juez de la Liga”, subrayó.

Pascual aseguró que la categoría Preferente es una de las más complicadas. “No es nada fácil ser campeón de Liga en esta categoría, y encima por segundo año consecutivo. En esta Liga te encuentras con filiales de otros equipos, con escuadras hechas para ascender a Segunda División, y sumando el hándicap de que eres el Atlético de Madrid, que todos los equipos te quieren ganar. Teníamos un grupo muy joven y las jugadoras a día de hoy han madurado un montón. Además la Liga se te hace muy pesada, son 34 jornadas en las que el equipo más regular se lleva el gato al agua”.

Era la segunda temporada para el técnico getafense que cogía a este equipo, hace dos años fue sub campeón de Liga y tenía una cuenta que saldar. “Personalmente tenía una espina clavada de aquel año en donde el Torrelodones obtuvo el campeonato de Liga. El día en el que vuelvo a coger al Féminas C no esperaba quedar campeón de Liga, sabía las limitaciones del equipo, pero de nada sirvieron, las jugadoras han luchado hasta el final y por ese motivo estoy muy orgulloso”.

“Ha sido una temporada dura, las chicas han tenido momentos de altibajos, y personalmente también ha sido un año complicado para mi. Pero con estas jugadoras iría hasta el final, porque gracias a ellas ahora soy uno de los entrenadores más felices; nos lo merecíamos todos, desde las jugadoras, como el cuerpo técnico, por esos momentos tan duros que hemos vivido a lo largo del año”, aseveró.

Las rojiblancas empezaron a liderar la clasificación desde el mes de noviembre, y hasta el mes de abril no cedieron el liderato a merced del AD Torrejón “B”, Alberto afirmó que vio peligrar la Liga. “Por supuesto que vi peligrar la Liga, fue un bache muy grande, sabíamos porqué había sucedido y no nos pilló por casualidad, el equipo no estaba bien, pero sabíamos y confiábamos de que los otros rivales se tenían que enfrentar entre sí. Si te fijas en los números a lo largo del año, con los equipos de arriba no hemos perdido muchos puntos, salvo con el Torrejón, e incluso hemos sido uno de los pocos  que han conseguido ganar al Rayo Vallecano”, indicó.

Una de las claves del éxito está en la unidad del equipo. “Teníamos un vestuario excelente, la unidad entre el cuerpo técnico y las jugadoras era máxima, y por eso hemos conseguido llegar a donde hemos llegado, entre otras cosas. Una Liga de 34 jornadas es muy complicado mantenerse bien físicamente y sobretodo psicológicamente. A parte de los duros golpes ya mencionados ante el Sur Getafe y el Torrejón, sufrimos uno de los más importantes, la lesión de nuestra capitana Gema García, se notó un montón la ausencia de esta jugadora, es una pieza clave en este proyecto y trastocó un poco al equipo”.

El objetivo era formar jugadoras. “Antes de que comenzase la temporada, el Féminas B ya se subió a dos jugadoras para confeccionar su plantilla, durante el año han debutado Ali y Loli con el filial e incluso han llegado a entrenar varias jugadoras. Nuestro objetivo también se ha cumplido, a pesar de ser un equipo joven y sin experiencia en esta Liga, pero con mucho talento. Si este bloque se mantiene la temporada que viene será un equipo muy difícil de batir. Los segundos años siempre fueron mejores y estoy seguro que quién coja este equipo el año que viene disfrutará”.

Para finalizar, Alberto Pascual quiso dedicar esta Liga a varias personas. “Esta Liga se la dedico al delegado Mario García y al preparador físico David Fernández; a toda esa gente que siempre ha estado conmigo, tanto en los momentos buenos y en los malos. A todas las jugadoras con las que he tenido el privilegio de dirigir, ya que en todo momento me han apoyado, ha sido un año muy difícil en lo personal, y que las jugadoras se preocupen por ti te llena de orgullo, por eso esta Liga va por ellos y por ellas”, finalizó.

etiquetas: