Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

GRAN PARTIDO DEL ATLÉTICO, QUE ESTUVO MUY CERCA DE GANAR LA SUPERCOPA

Empate agridulce en el Camp Nou

Excelente partido de un Atlético de Madrid que tuvo sus opciones de marcar pero que no lo hizo y que plantó cara al Barcelona. Fue expulsado Filipe Luis, Messi estrelló un penalti en el travesaño y Arda también fue expulsado cuando estaba en el banquillo. El Barcelona, campeón de la Supercopa sin ganar un partido a los rojiblancos.

T. Calvo / FOTO: A. Gutiérrez

BARCELONA 0 – 0 ATLÉTICO DE MADRID

Barcelona: Valdés; Dani Alves, Piqué, Mascherano, Jordi Alba; Xavi, Busquets, Cesc (Iniesta, 73’); Alexis (Pedro, 64’), Messi y Neymar.

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe Luis; Koke (Leo Baptistao, 88’), Gabi, Mario Suárez, Arda Turan (Adrián, 72’); Diego Costa y Villa (Cristian Rodríguez, 83’).

Árbitro: Fernández Borbalán (Comité Andaluz). Roja a Filipe Luis (80’) y a Arda Turan (90’) cuando estaba en el banquillo. Mostró tarjeta amarilla a los locales Cesc (28’), Busquets (30’), Piqué (53’); y a los visitantes Koke (26’), Gabi (80’), Diego Costa (85’).

Incidencias: Partido de vuelta de la Supercopa de España. Estadio Camp Nou. Unos 74.536 espectadores. El Atlético de Madrid cambió el pantalón y lució uno rojo con la camiseta rojiblanca y medias rojas.

Barcelona y Atlético de Madrid saltaron al terreno de juego con las ideas muy claras. Los discípulos de Gerardo Martino buscaban la posesión del balón para dominar y tener más opciones de gol, pero se encontraron con un sólido Atlético de Madrid que se mostró como un conjunto fiable, solidario en la ayuda al compañero y con velocidad cuando se hacía con el balón.

Messi, que volvía a equipo azulgrana tras no haber jugado en La Rosaleda, se encontró siempre con uno o varios jugadores que le impedían pensar con comodidad para crear peligro. La zaga rojiblanca estuvo espectacular en el primer tiempo, secando a Neymar y Alexis y cerrando todos los espacios posibles al astro argentino.

Sin embargo, la primera opción de gol de los azulgrana fue obra de Messi, quien recibió de Busquets, pero entre Filipe, que se adelanta y toca, y Courtois, evitaron que el marcador se viera alterado. Pasaban los minutos y el Barça veía cómo tenía difícil encontrar por dónde hacer daño a su rival. Entre tanto, el primer aviso rojiblanco venía de un contragolpe de Arda Turan con pase a Diego Costa que el asistente señaló como fuera de juego.

Siguió el guión del primer acto por el mismo camino y en el 34 llegó un contragolpe rápido de Diego Costa, que cede a Gabi al interior del área y éste a Koke pero su disparo lo atajó Valdés. El Barcelona buscó la meta rojiblanca pero en una ocasión un tanto embarullada que terminó con un cabezazo de Cesc que atajó Courtois.

Pero en el minuto 41 llegó la jugada más peligrosa de todo el primer tiempo con una combinación entre Koke y Arda Turan con disparo del turco que despejó a córner Valdés. A reglón seguido, Diego Costa cabeceó fuera ese saque de esquina. Y ya en la recta final de primer tiempo, un centro de Messi lo envió de cabeza alto Alexis.

La segunda mitad mostró a un Atlético de Madrid muy ambicioso, que dio un paso adelante en busca del gol que desnivelara la final a su favor. Y Villa, como sucediera en la ida, estuvo en un tris de lograrlo con un disparo ajustado en el minuto 55 que salvó Valdés con una mano prodigiosa y Piqué estorbó el posterior disparo de Arda, un jugada que el otomano reclamó como córner.

Martino no lo veía claro, con un rival cada vez más sólido, y decidió hacer su primer cambio en el minuto 64, Pedro por Alexis. El chileno estuvo anulado por los rojiblancos y apenas tuvo ocasiones de inquietar a Courtois. Y poco después, Simeone dio entrada a Adrián por Arda y Martino metía más madera en el terreno de juego con Iniesta en lugar de Cesc.


El partido empezaba a abrirse con idas y venidas. Con un Barça jugando más en terreno rojiblanco pero sin descuidarse porque cada vez que el Atlético tenía el esférico era sinónimo de peligro. Pero hubo una jugada que cambió el desarrollo del partido. Filipe Luis fue expulsado en el minuto 80 y Simeone tuvo que dar entrada a Cristian Rodríguez por Villa para reajustar al equipo.

Ya en el tramo final del partido, penalti que pitó Fernández Borbalán de Miranda a Pedro que Messi estrelló en el travesaño. Quedaba intentar la heroica pero incluso con uno menos el Atlético siguió luchando hasta el final. La Supercopa de España se quedó en la Ciudad Condal gracias al empate con goles en el Calderón. Gran imagen del Atlético de Madrid en estos dos encuentros.