Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

QUINTO TÍTULO LIGUERO PARA EL CLUB

La última Liga del Metropolitano

El Metropolitano no pudo tener mejor despedida que la consecución de la quinta Liga. Un equipo plagado de leyendas rojiblancas se alzaba con un nuevo título para nuestro club.

Todo comenzaba un 5 de septiembre de 1965. Nuestro equipo viajaba hasta Zaragoza para arrancar su andadura liguera en una temporada que sería muy especial, ya que sería la última en el estadio Metropolitano. En aquel primer duelo de la campaña, los nuestros sumaban un punto tras empatar (2-2) con el cuadro maño.

Nuestro equipo, dirigido por Domingo Balmanya, tendría un gran inicio en la competición y lograría una racha de diez encuentros sin conocer la derrota (siete victorias y tres empates). La primera vuelta la cerrábamos con un amplio triunfo en el Metropolitano frente al Espanyol (5-2), que nos dejaría como líderes del campeonato a falta de la segunda vuelta.

Tras un irregular comienzo de la segunda vuelta, los nuestros cedían el liderato en la jornada 19. Llegábamos a los últimos siete partidos en tercera posición de la tabla, a cuatro puntos del líder, el Real Madrid. Con un triunfo claro por 3-0 frente al Sabadell comenzábamos ese tramo final de la temporada. A esa victoria se le sumarían otras cuatro más (Betis, Pontevedra, Valencia y Córdoba). De esta manera, los nuestros se plantaban en la penúltima jornada del campeonato en segunda posición y a dos puntos del Real Madrid.

El 27 de marzo de 1966 recibíamos a la Unión Deportiva Las Palmas en la jornada 29, la penúltima del campeonato. Sería un día especial, no sólo por estar en la pelea por el campeonato de Liga, sino porque sería el último encuentro que disputaríamos en el campeonato liguero en el estadio Metropolitano. Un doblete de Jones nos daba el triunfo, que sumado a la derrota del Real Madrid en Barcelona, nos volvía a colocar como líderes del campeonato a falta de una jornada.

  

En la última jornada visitaríamos al Espanyol en Sarriá. Con goles de Ufarte y Griffa, ambos en el tramo final de la primera mitad, lográbamos los tres puntos (0-2) que necesitábamos para conquistar el título liguero, el quinto en la historia del club.

Un equipo para la historia y que los atléticos aún recuerdan de memoria. Madinabeytia en portería; defensa para Rivilla, Griffa, Martínez Jayo y Colo; centro del campo para Adelardo, Luis Aragonés y Glaría; y arriba Ufarte, Mendonça y Collar. Con Luis Aragonés a la cabeza, máximo goleador con 18 goles aquella temporada, el un Atleti plagado de leyendas cerraba la etapa en el estadio Metropolitano por todo lo alto, celebrando el quinto título de Liga, la tercera en nuestro mítico estadio Metropolitano.

etiquetas: