Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

Las medallistas rojiblancas analizan su paso por el Mundial de Trinidad y Tobago

Amanda Sampedro: “Lo que más eché en falta fue a la familia y a los amigos'

Después de la odisea mundialista de nuestras cuatro jugadoras rojiblancas, toca el momento de hacer balance y de analizar su paso por el Mundial de Trinidad y Tobago. El combinado español regresó a tierras españolas con la medalla de bronce colgada, haciendo historia en el fútbol femenino español. Varias de las jugadoras que hicieron historia pertenecen a la entidad del Manzanares, entre las que se encuentran: Amanda Sampedro, Paula López, Elena Fernández y Nagore Calderón.

Amanda Sampedro
, capitana de la Selección, y jugadora del primer equipo del Atlético de Madrid Féminas, en unas declaraciones para la página Web del club, afirmó que jugar un Mundial estaba dentro de sus sueños desde muy pequeña. “La verdad es que estoy muy contenta, siempre hay que aspirar a más, y no te puedes conformar con nada, te tienes que poner nuevos retos y futuras metas. Aunque jugar un Mundial estaba entre mis retos cuando era pequeña, con trabajo y sobretodo paciencia vas consiguiendo tus objetivos, nunca debes desistir en ellos”.

Un Mundial no se juega todos los días y menos con 17 años y si le sumas que quedas terceras del Mundo, en un campeonato en el que se encuentran las mejores selecciones del mundo es increíble, nunca olvidaré esta experiencia. Todavía estoy analizando fríamente lo que hemos conseguido, estoy poniendo los pies en la tierra, ya que casi todas nos encontrábamos en una nube, pero ya ha pasado, una bonita experiencia pero la vida con tu club sigue, y tienes que volver a coger la confianza con tu entrenador tras un mes sin entrenar con tu club”, afirmó Amanda Sampedro.

La madrileño subrayó que después de conseguir la medalla de bronce, su vida sigue siendo la misma que la de antes de irse a Trinidad y Tobago. “Después de esta medalla la vida sigue igual, no me ha cambiado nada, es más quiero que me sigan tratando igual como lo hacían antes de conseguir la medadlla, ya que soy la misma persona de antes de irme a Trinidad y Tobago”.

El contexto del país anfitrión es muy distinto al que te puedes encontrar aquí en España. “El ambiente que se vive en Trinidad y Tobago es diferente al que se vive aquí en España, no sé si sería por ser sede del Mundial, o porque allí se vive de otra manera, pero la gente asistía a muchos partidos y animaba a todos los equipos aunque no perteneciese a su país, se da mucho más hincapié al fútbol femenino en aquellos países que en el nuestro”.

Muchos son los kilómetros que separan Madrid de Trinidad y Tobago, y en esa distancia, Amanda siempre se acordaba de alguien. “Cuando estaba en Trinidad y Tobago lo que más echaba en falta era a mi familia y a mis amigos, son una pieza fundamental en mi vida, aunque éramos una gran piña todas las jugadoras que estábamos unidas en casi todo momento, siempre se echa en falta el cariño maternal o paternal, ese que no se puede sustituir por nada. Manteníamos conversaciones sobretodo por Internet, ya que el teléfono salía bastante caro una llamada”.

La capitana de la Selección Española Sub-17, hace balance de su paso por el Mundial y el de la ‘Roja’.  “Para mi los partidos que más me gustaron fueron el primero y el último, el primero por ser nuestro debut y golear a Japón, que posteriormente sería una de las finalistas del Mundial, y en ese partido dimos un golpe sobre la mesa, avisando de nuestras intenciones, éramos un equipo humilde y que poco a poco fue creciendo y el último ante Corea por lo que ha significado, la medalla de bronce, que además realizamos uno de los mejores partidos”.

“Marqué en la semifinal, supuso un momento de éxtasis increíble, pero si me dan entre elegir entre marcar o que pase mi equipo, hubiese preferido que pasase mi equipo a la gran final, cuando llegas al último peldaño y ves la final a un solo paso, luego te da más rabia, pero bueno Corea pasó a la final y ganó, aunque no es mi filosofía de juego el que realizan ellas, pero para ganar un Mundial sus motivos tendrían. El fútbol en algunas ocasiones es injusto y en algunos momentos un toque de suerte te cambia la vida”.

Para finalizar, Amanda Sampedro nos afirmó que ya tiene nuevos retos en su vida profesional y que espera cumplirlos algún día. “En la vida me quedan muchos sueños por cumplir, como ganar un título con el Atlético de Madrid, jugar una Champions, llegar a la Selección Absoluta, pero poco a poco y con trabajo las cosas irán llegando”, concluyó Amanda Sampedro.

Nagore Calderón es otra de las internacionales que proporcionó el primer equipo del Atlético de Madrid, y en unas declaraciones para la página Web, aseguró que después de tanto sueño hecho realidad, sólo le falta uno, ser campeona con su club. “A nivel internacional no podemos pedir nada más con nuestra edad, campeonas de España, campeonas de Europa y terceras en un Mundial, todo en un mismo año, sería el sueño de muchas jóvenes futbolistas que empiezan ahora a jugar al fútbol. Sólo nos queda hacer un gran papel con el equipo y lucharemos por ello para que así sea”.

La madrileña destacó el apoyo de muchos incondicionales y familiares en la aventura mundialista. “El Mundial ha sido increíble, estoy muy contenta y aún adaptándome a la vida de nuevo a España, toda la gente esta muy encima nuestra apoyándonos y son gestos que agradecemos porque eso significa que nos han estado siguiendo. Es una experiencia que nunca olvidaré, esas fechas estarán siempre en rojo en mi calendario, ha sido inolvidable.”

“Los reencuentros han sido muy especiales, mis amigas estaban muy contentas de verme, el reencuentro y la bienvenida que nos dieron en nuestro club fue increíble, pero yo me quedo con las lágrimas de mis padres cuando me vieron aparecer por el aeropuerto con la medalla en el cuello, fueron casi 2 meses con las concentraciones que he estado alejado de mi familia, y ese momento al recordarlo se me pone la piel de gallina. Lo que más echo de menos de Trinidad y Tobago son a mis compañeras de Selección, son gente muy especial, y que repetiría ese Mundial con ellas en el sitio que sea”, declaró Nagore Calderón.

En el partido ante Brasil pasó algo histórico para la carrera futbolística de Nagore, aparte de conseguir el gol que daba el pase a su Selección para semifinales, su gol supuso el primer tanto con el combinado español. “El partido de Brasil fue uno de los más importantes de mi carrera futbolística, pero para todas en especial, porque nos la jugábamos para estar a un paso de la final y de optar por medallas, y por lo que significa el rival, Brasil siempre ha sido una potencia en el fútbol femenino. Además este partido significaba estar ocho días más allí. La campeona, Corea, nos eliminó, pienso que algunas veces el fútbol es injusto, y el fútbol en ese partido se portó mal con nosotras, tuvieron suerte, la suerte del campeón, pero si han llegado hasta donde han llegado es por algo, y sólo me queda darles la enhorabuena”.

Nagore Calderón nunca olvidará esta experiencia ni a las compañeras con las que ha compartido tantas cosas en estos meses de concentración. “Mis compañeras son lo mejor que me llevo de esta experiencia, es un grupo increíble, y como nos dijo el seleccionador: “es muy difícil crear un grupo tan bueno”. Desde Trinidad y Tobago estábamos pendientes de las evoluciones de nuestro equipo aquí en España. Este torneo marcará muy fuerte siempre mi vida, pero ahora tengo que seguir con mis estudios y con mi equipo”, subrayó la madrileña.

Para concluir, Nagore nos desveló algunas anécdotas o supersticiones del cuadro español y de ella misma. En un mes podría contar mil de cosas, me quedo con los abrazos antes de los partidos, y como anécdota, pues que todas éramos muy supersticiosas y los días de partido cuidábamos mucho todos los detalles, por ejemplo yo siempre le hacia un café a Lola Gallardo, la portera y todas entrábamos con el pie derecho, finalizó Nagore Calderón.

Elena Fernández, la portera de la Selección y del Atlético de Madrid, aseguró en unas declaraciones para la página del club, que tras este Mundial sus ganas de jugar al fútbol y de mejorar siguen creciendo. “Este año a nivel internacional no puedo nada más. Es cierto que todas nos quedamos con las ganas de llegar a la final, pero un tercer puesto del mundo es algo grandísimo y que no se consigue así como así. Aparte de del Europeo y de ganar con la madrileña, me queda ganar un título con mi equipo, el Atlético de Madrid Féminas. Este Mundial me ha dado muchas ganas de seguir jugando al fútbol y de seguir creciendo como futbolista, lo del Mundial es una experiencia más que me ha dado el fútbol y espero que no sea la última”.

Tras una larga estancia en Trinidad y Tobago, la llegada a España fue espectacular, según nos afirmó Elena. “El recibimiento en España fue genial, la verdad es que todo el mundo nos ha recibido muy bien, como si fuéramos campeonas, estoy muy contenta y tenía muchas ganas de volver a ver a mi gente y si encima te reciben así…que mas puedo pedir”.

“De Trinidad y Tobago echo en falta cosas que aquí no tengo, creo que echo de menos hasta el calor, hemos vivido tantos momentos allí que cada vez que me acuerdo se me vienen las lagrimas a los ojos. He tenido la suerte de compartir este viaje con 20 compañeras envidiables y que me han echo sentir como en casa. Pero también me acordaba de muchas cosas que sólo tengo aquí en España, como es mi familia, mis amigos, fueron muchos meses sin hablar con ellos, sólo por Internet, y necesitaba verles, besarles, abrazarles y sentir de nuevo el roce de su cuerpo”.

La portera hizo balance de su paso por el Mundial y del camino hacia la tan deseada medalla, en este caso de bronce.“El partido que más me gustó fue el de Brasil, sin ninguna duda. Las brasileñas ni olieron el balón, sobre todo la primera parte., que nos fuimos con un 2-0 al descanso. Fue increíble, las desquiciamos. Y encima, ese partido es el que nos dio el pase a semifinales y el saber que seguíamos haciendo historia. Los combinados asiáticos se hicieron fuertes en el Mundial, llegando tres equipos a las semifinales, ya cuando jugamos contra Japón, avisé que a pesar de la goleada era un equipo que iba a dar que hablar, al final tuvo la mala fortuna de quedar sub-campeón de mundo, por lo demás tienen todas las técnicas de sobra y se colocan muy bien en el campo, aparte del físico y la mentalidad asiática”.

La piña que formaron las 20 jugadoras, y el cuerpo técnico, es la clave del éxito de esta Selección Española Sub-17. “Mis compañeras de Selección forman parte de mi vida, son increíbles, gracias por el mes casi y medio que han estado junto a mí porque me han echo pasar momentos inolvidables, de todas y cada una de ellas me llevo algo, algo que siempre recordaré. Puede que haya pasado un día desde la última vez que nos hemos visto, pero ya las echo de menos a todas y hay un montón de cosas ahora que me recuerdan a cuando estábamos en Trinidad y Tobago”.

Estábamos muy unidas, la verdad y eso es lo que nos ha llevado tan lejos. En mi estancia en Trinidad y Tobago, claro que estaba pendiente del equipo, es más, me alegré un montón cuando vi que le habíamos metido cuatro goles al Huelva en su casa y visitaba la página Web del club casi todos los días, para ver que tal íbamos y todo, es mas, el día que estábamos regresando ya a España, en el aeropuerto estábamos muy contentas porque nos llegaban mensajes de la Presidenta, Lola Romero, de los resultados ante el Sevilla, y llegaban casi seguido, y nosotras sorprendidas con lo bien que lo estarían haciendo nuestras compañeras de equipo”.

Para terminar, Elena declaró que su vida seguirá siendo la misma que antes, pero sus estudios suben de dificultad al pasar de curso. “Lo único que va a cambiar en mi vida es que paso a segundo de bachillerato y tengo que estudiar más,  y ganarme la titularidad en el primer equipo, que en mientras que he estado fuera han sabido suplir muy bien la portería rojiblanca”, concluyó Elena Fernández.

Paula López, es la única jugadora de la Selección Española que pertenece al Atlético de Madrid Féminas B, ya que las tres restantes pertenecen al primer equipo. Paula, titular indiscutible en la zaga del equipo de Jorge Vilda, asegura en las declaraciones, que aunque ella no fue al Europeo, también se siente como una más. “En verdad yo no he sido campeona de Europa,  pero siento como si lo hubiera sido, ya que ayudé a que el equipo llegara hasta allí, fui a las 2 fases anteriores y colaboré con ellas en todo momento. Realmente no puedo pedir más, creo que a mi edad estoy consiguiendo cosas muy grandes que sinceramente soy inconsciente de todo, lo único que si pediría es que en vez de haber conseguido el tercer puesto en el campeonato del mundo hubiéramos conseguido ser las campeonas”.

La zaguera rojiblanca afirmó que este mes fue uno de sus mejores meses de su vida, por el apoyo recibido y por lo que ha supuesto.En la vida olvidaré este mes y medio de concentración, ha sido algo diferente especial e irrepetible, sin duda mi mejor experiencia como futbolista. El recibimiento ha sido increíble, sobre todo en el aeropuerto, muchas personas nos esperaban tras recoger las maletas, con banderas, camisetas, incluso con música. No nos esperábamos eso para nada, pero sin duda lo mejor de todo fue ver a mi familia emocionada al verme, salí corriendo a darles un abrazo cuando les vi. Ayer fue mi primer entrenamiento con el equipo después del verano y también tuve un gran recibimiento por parte de todas mis compañeras, ya que todas vinieron a abrazarme y darme la enhorabuena y al salir al campo los tres equipos nos hicieron un pasillo aplaudiéndonos, realmente impresionante”.

López hizo balance de su paso por el Mundial, y analizó a los rivales con los que se enfrentó y al vigente campeón. “No tengo ningún partido en concreto, para mí los dos más importantes fueron el primero, debido a que fue nuestro debut en el Mundial contra un equipo muy fuerte como Japón y queríamos empezar nuestra carrera con una victoria. El otro partido que nunca voy a olvidar es el de Brasil, era el que nos daba el pase a seguir avanzando, a seguir nuestra lucha por el campeonato, íbamos muy motivadas y con muchas ganas, lo conseguimos y aguantamos allí otros 10 días más.”

“Pienso que Corea era un gran rival con una buena colocación, pero si algo he aprendido, es que en el fútbol no siempre ganan los mejores, cuando ellas jugaron contra nosotras tuvieron suerte, fue el partido que más posesión tuvimos y más ocasiones de gol creamos, lo único fue que no nos entró el balón, en verdad todas las semifinalistas merecíamos ganar y al final lo consiguieron ellas”.

“Cuando llegamos nadie de los que estaban allí creía que llegaríamos lejos, nosotras íbamos poco a poco, pensábamos tan solo en ganar el siguiente partido, no pensábamos en jugar la final, pero cuando ganamos a Brasil y llegamos a semifinales si se nos paso por la cabeza lo que sería jugar la final de un Mundial y conseguir la copa, por desgracia no lo logramos, pero aún así no perdimos la ilusión, a pesar de no conseguir llegar a la final seguimos luchando por hacer historia y subir al podio.”

La jugadora del filial añora el tiempo vivido allí, y aún se le hace difícil pensar que no está al lado de sus compañeras. “Ya les estoy echando de menos, ahora se me hace extraño levantarme y no ver a mis compañeras en el pasillo, saludarles a todas e ir a desayunar juntas, creo que este grupo es muy difícil de juntar porque estaba muy unido y había muy buen rollo. Ahora seguiré en contacto con todas ellas por internet y cuando vayamos a las territoriales supongo que me encontrare con muchas de ellas. Volvería a repetir otro torneo juntas”.

Para Paula López su mayor ilusión sería llegar algún día a debutar en Superliga. “Mi mayor ilusión ahora sería debutar con el primer equipo en Superliga, me gustaría llegar al primer equipo, para ello seguiré trabajando y dándolo todo en cada partido y cada entrenamiento. Está claro que no cambiaré nada, hay que seguir igual, en la misma línea, trabajando con el equipo e intentando sacarse el curso, todo esto ha hecho que coja más confianza en mí misma y que tenga más ganas de luchar y avanzar”.

Para finalizar, Paula nos desveló como vivían los minutos antes de los encuentros. “Como anécdota puedo contar la emoción y los nervios que sentía antes de cada partido. Cuando sonaba el himno de España y más tarde cuando Amanda hacia nuestro grito dentro del campo, esos momentos eran increíbles se me ponían los pelos de punta, concluyo Paula López.
etiquetas: