Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

DISPUTADO ENTRE 24 SOCIOS

Se cumplen 117 años de nuestro primer partido

Disputado en el Campo del Retiro, 24 socios se enfrentaron en lo que fue el primer encuentro de la historia de nuestro club.

El 2 de mayo de 1903 tuvo lugar el primer partido de nuestra historia. 24 socios del Athletic Club de Madrid se enfrentaron en el Campo del Retiro en un encuentro en el que cada equipo contó con 12 jugadores y que sirvió tanto de prueba para el acceso al primer equipo de jugadores como de confraternización entre los socios del club.

El encuentro tuvo lugar una semana después de la fundación del Athletic Club de Madrid, gestado, entre otros, por un grupo de estudiantes vascos de la Escuela de Minas afincados en Madrid. Bajo el mandato de Enrique Allende, primer presidente de nuestra historia, prácticamente la totalidad de los socios participaron en un partido del que se desconoce el resultado final.

El partido se celebró en el Campo del Retiro y enfrentó a dos equipos de doce jugadores, todos ellos socios. Doce de ellos vistieron nuestra primera equipación, blanquiazul con pantalón negro, y el encargado de arbitrar fue Enrique Goiri, tesorero de la entidad. El Campo del Retiro fue nuestro primer terreno de juego desde 1903 hasta 1913, año en el que nos trasladamos al Campo de O'Donnell.

El Campo del Retiro, también conocido como el Campo de la Rana por el merendero colindante que ofrecía comida y bebida a precios populares, era considerado uno de los mejores de la ciudad. El campo era de tierra y estaba junto a la verja del parque del Retiro en la llamada entonces Ronda de Vallecas, hoy Avenida Menéndez Pelayo. Su cuidado corría a cargo de los socios, quienes alisaban y limpiaban el terreno de juego, pintaban las líneas del campo e incluso fijaban las porterías para la disputa de los partidos. Ante la ausencia de vallado y para proteger el terreno de juego, se cavó una zanja alrededor del mismo para evitar el paso de carros y volquetes que vertieran desperdicios y materiales de derribo.