Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

TRIUNFO ANTE LA FIORENTINA (3-0)

Se cumplen 58 años de nuestro primer título europeo, la Recopa de Europa

Con los goles de Jones, Mendonça y Peiró, los nuestros se proclamaron campeones de la Recopa de Europa el 5 de septiembre de 1962.

 Este sábado 5 de septiembre se cumplen 58 años de nuestro primer título europeo, la Recopa de Europa. El Atlético de Madrid, con Rafael García 'Tinte' en el banquillo, se proclamó campeón al vencer a la Fiorentina (3-0) en Stuttgart en el partido de desempate. Nuestro equipo completó un campeonato invicto (siete victorias y tres empates). Tras empatar en el primer encuentro de la final (1-1), el duelo de desempate tuvo que retrasarse hasta septiembre al celebrarse el Mundial de Chile 1962.

Nuestro equipo comenzó su andadura derrotando al Sedan-Torcy (7-3 en el global) con José Villalonga como entrenador, puesto que dejaría al concluir esa temporada para ocupar la secretaria técnica de nuestro club. En segunda ronda, los rojiblancos se imponían al Leicester (3-1 en el global de la eliminatoria). Con este triunfo, los nuestros llegaban a cuartos de final, ronda en la que nos mediríamos al Werder Bremen. Logramos el pase a semifinales tras derrotar al cuadro alemán por 4-2 en el global. 

Ya en semifinales, los nuestros vencieron por un global de 0-5 al Motor Jena. La Fiorentina sería el rival al que nos mediríamos en la gran final de la Recopa de Europa. El 10 de mayo de 1962, Glasgow acogía la gran final del campeonato continental. Un gol de Peiró adelantaba a los nuestros, aunque pocos minutos después igualaba el partido Hamrin. Con el 1-1 se llegaría al final de los 90 minutos. Tras jugarse la prórroga, el marcador no se movía y al no existir la tanda de penaltis, la final tendría que resolverse en un partido de desempate, que tuvo que disputarse en septiembre con motivo del Mundial de Chile.

El 5 de septiembre de 1962, los nuestros consiguieron en Stuttgart el primer título europeo de nuestra historia. Un tempranero gol de Jones adelantaba a los nuestros, que antes del descanso ampliaban la ventaja con el tanto de Mendonça. En la segunda mitad, Peiró marcaba el definitivo 3-0 que sentenciaba el título para los nuestros.