Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Aceptar | Más información

Vargas: “Mis jugadoras han peleado más que nadie para conseguir este sueño”

Hemos dejado el listón muy alto y será muy difícil superarlo”

El Atlético de Madrid Féminas C culmina una temporada inmaculada. Se proclamó hace dos semanas campeón de liga de la categoría Preferente, pero la cosa no quedaría ahí, las pupilas de María Vargas han conseguido este campeonato sin perder ningún partido, cuenta todos su partidos por victorias y tan sólo cinco empates. Las estadísticas goleadoras les avalan, 17 goles en contra y más de 100 goles a favor, una barbaridad.

En una categoría senior hacia mucho tiempo que no se conseguía tal hazaña, acabar la liga sin perder ningún partido, pero esto no habría sido posible sin cada una de las integrantes de la plantilla del Atlético de Madrid Féminas C y su cuerpo técnico.

Es muy difícil acabar el año sin perder ningún partido, ya que la perfección es muy complicada conseguirla, pero las jugadoras del Preferente han rozado la perfección, su ambición y su hambre de títulos les ha alzado hacia la gloria.

La entrenadora del Atlético de Madrid Féminas C, María Vargas, es una de las piezas angulares de este proyecto, a parte de ejercer como Directora Deportiva del Atlético de Madrid Féminas, es la encargada de llevar a este equipo a la gloria. María en unas declaraciones para la página web del club aseguró que su mayor ilusión era crear una Escuela con unos valores basados en una única palabra, fútbol. “Es un equipo con unos valores muy buenos, las jugadoras tienen entrega, talento y son buenas compañeras, pero lo que es más importante, son verdaderas competidoras. A cualquier cuerpo técnico le gustaría dirigir la plantilla que tenemos. Después de diez años estamos recogiendo los frutos del trabajo bien hecho. Decidimos ser la mejor Escuela que juega al fútbol con las mejores jugadoras, y los datos nos avalan”.

“La categoría Preferente es una competición muy larga y de un nivel muy exigente. Hay ocho equipos muy duros y que con mucho esfuerzo hemos ido superando y creyendo en que podíamos conseguir algo grande. Las lesiones han trastocado el equipo, pero lo importante es que desde dentro del vestuario no se le dé importancia, ya que tenemos jugadoras que saben suplir esa posición a la perfección. En un tramo de la liga incluso jugamos sin centrocampistas, tuvimos que reconvertir a jugadoras que jugaban en la defensa para poder sustentar al equipo. El centro del campo es la pieza fundamental de un equipo, por donde pasa todo el juego. De cara para fuera nadie ha notado que hemos tenido lesiones muy importantes y nosotras hemos seguido haciendo nuestro trabajo confiando y creyendo en que podíamos ser campeonas”.

Las lesiones han sido protagonistas esta temporada en jugadoras muy importantes dentro del vestuario. “Jugadoras como Gema Lucero que se lesionó la temporada pasada y que ha disputado las últimas jornadas de esta temporada han aportado su granito de arena, sin ir más lejos el pasado fin de semana marcó ante el Alcobendas, un gol que me emocionó, porque salir de una lesión de rodilla no es nada fácil. Jugadoras como Gema, Alicia, Andrea, Carlota, son importantes dentro del equipo y que han jugado su partido desde la grada, ya que a pesar de estar lesionadas han estado ahí apoyando al equipo. Estos datos digamos que son los momentos más duro de una temporada, pero que se han solapado con gente joven que han proporcionado aire fresco, ya que cuando llevas un ritmo de competición tan alto, cambiar de aires siempre es bueno, la verdad que jugadoras como Alicia, Montse, Gema son gente que chapó por ellas, se han integrado, han revolucionado, marcado la diferencia y eso es gracias a que apostamos por jugar al fútbol, esos son los valores que venimos inculcando desde las más pequeñas. No les hemos metido presión en la evolución de las jugadoras jóvenes, son jugadoras muy valientes y muy buenas jugadoras de fútbol”.

“Nunca se nos olvidará las remontada vivida ante el Oroquieta tras ir ganando 3-0 nos empataron a tres y supimos reponernos a ese duro revés y salvamos los muebles. Justo en ese partido nos dimos cuenta que íbamos hacer algo importante en la temporada. En el campo del San Nicasio dimos otro golpe sobre la mesa, ante uno de los ‘cocos’ del grupo. Tampoco debemos olvidar el triunfo en casa ante el segundo clasificado, el Águilas de Moratalaz (4-0), aquí si que nos dimos cuenta que el objetivo no es algo que nos ilusionara sino que ese sueño se podía cumplir. Ver marcar a jugadoras de la cantera, el momento que ganamos la liga, el regreso a los terrenos de juego, con todos esos momentos me quedo yo”.

Uno de las semanas más complicadas de las rojiblancas fue cunado Noemí perdió a su padre. “El palo más duro de esta temporada fue la pérdida de un ser muy querido dentro del vestuario, el padre de Noemí. Fue un duro mazazo para la jugadora y para el equipo. En ese momento teníamos que apoyar y sacar de ese duro bache aquella jugadora. Noemí es un ejemplo a seguir como jugadora y como persona. Cuando marcó su gol dos semanas después del fallecimientos todos, absolutamente todos, nos fuimos abrazarla, fue un momento de muchas emociones”.

“Ahora mismo el listón está muy alto, será muy difícil volver a igualar este registro. Hay que sacar pecho y esperar a que entre el nuevo año. Muy pocos equipos consiguen que ningún equipo le gane, nosotras hemos peleado más que nadie para alcanzar este sueño. Pero estos sueños no se harían realidad sino sigues confiando en ellos, hay que confiar, pelear y quién tiene un sueño y peleas por el, tarde o temprano se termina consiguiendo. Cuando pasen unos años espero ver a todas las jugadoras en Superliga y con la Selección Española, verlas por la televisión y decir, con el corazón en la mano que esa jugadora la tuve yo”.

“El cuerpo técnico no me ha sorprendido, lo elegí a conciencia. Con Juan ya tuve la experiencia y me hace la labor de saber escuchar los problemas, el saber aportar, y saber sacar lo máximo de cada una de las jugadoras, es una persona muy noble. A David García le traje hace dos años al club, es una persona muy trabajadora, competidora. En el torneo de verano disputado en Portugal montamos un buen grupo, y cada uno aporta su faceta, son geniales y vaya donde vaya siempre irán conmigo”.

Para finalizar el año imbatidas le quedan un último objetivo, la Copa de Madrid. “Claro que nos ilusiona esta Copa de Madrid, está el Rayo, el Seseña y el Islas Tres Cantos, será una competición bonita. Aún no sabemos lo que son partidos de eliminatorias y será un reto más para estas nuevas jugadoras que a día de hoy ya están haciendo historia en este gran club como es el Atlético de Madrid Féminas”.

Juan Simarro es el delegado del Atlético de Madrid Féminas C, es el ojo derecho de la entrenadora María Vargas. Juntos ya consiguieron el año pasado la liga en la categoría Sub-16, y este año lo han vuelto ha conseguir juntos. “Otro año más y es el segundo consecutivo al lado de María Vargas, y el tercero en mi estancia en el Atlético de Madrid. Esperemos que esta racha continúe sería una gran noticia. Yo no soy el amuleto de este club, el verdadero amuleto es el trabajo de cada una de las personas que forman esta plantilla. Esta temporada fue una de las más duras y complicadas y acabar como campeonas de liga dice mucho de este equipo”.

“María nos sabe tener en tensión una temporada entera y no sólo cuatro meses, dosifica muy bien a toda la plantilla. Ha sido un año duro pero si te rodeas de buena gente se te hace más ameno como ha sido mi caso. A día de hoy estoy muy a gusto en este club y siempre y cuando haya este tipo de proyecto yo seguiré aquí, ahora mismo no pasa por mi cabeza otra cosa que no sea este equipo, habrá que esperar a la temporada que viene a ver si quieren que continúe en esta gran familia, yo estoy preparado para cualquier reto”.

Una de las claves de este gran equipo es la unión dentro del vestuario. “Hay un gran ambiente dentro del vestuario, esa es una de las claves que nos ha llevado al éxito, cada una de las jugadoras y cuerpo técnico aporta su granito de arena y siempre que una persona está en un bache, allí estarán todas y cada una de las personas que formamos parte del Féminas C. El objetivo era proclamarse campeón de liga, se ha conseguido gracias a todos por luchar por nuestro sueño. En este club vives increíbles experiencias, desde el momento que pasas por la puerta del Cerro del Espino hasta que cuatro horas más tarde te vas. En esa franja horaria te has ido encontrando con personas encantadoras que te hacen que vayas a trabajar con una sonrisa en la cara. La unión en un vestuario es lo más importante”.

“Con María iría hasta el fin del mundo, la comunicación entre los dos es una pieza clave en nuestra relación, con una mirada sabemos lo que piensa cada uno, y eso es muy complicado de conseguir, parece que llevamos juntos 20 años y tan sólo llevamos dos”, concluyó Juan Simarro.

David García es el preparador físico del Atlético de Madrid Féminas C, y en unas declaraciones para la página web del club nos desveló como ha sido su año dentro de este vestuario. “La temporada ha sido muy completa, el  año que comenzó en el torneo que disputamos en  Portugal, donde hicimos piña tanto jugadores como cuerpo técnico. A la vuelta se me propuso una de las etapas más importantes de mi estancia en club, ser el preparador físico del Atlético de Madrid Féminas C y la verdad que no me lo pensé dos veces, sabía la responsabilidad que tenía y la afronté con mucha ilusión y con muchas expectativas. Era una apuesta de futuro para abrir un nuevo camino en mi enseñanza y con mucha ilusión de trabajar con las personas que iba a trabajar'.

“Comenzó la pretemporada con plantilla muy amplia, un grupo aparentemente muy bueno, todas las informaciones eran muy buenas, y la verdad que ha ido todo sobre ruedas. Las lesiones nos han pasado factura, muchos baches, recuperar a las jugadoras era lo fundamental como el caso de Gema Lucero que se lesionó la temporada pasada. El equipo físicamente estaba muy bien, pero se juntaron dos lesiones de rodilla que destrozó el centro del campo. El equipo en el último tramo de la liga ha estado a la altura de las circunstancias,  los refuerzos llegados desde las categorías inferiores han aportado mucho a este equipo y destacar que la liga preferente es una de las ligas más largas.”

El año de David García es inmejorable, campeón en la categoría Preferente como preparador físico y campeón de copa de su grupo como entrenador del Atlético de Madrid Féminas Sub- 16 “C”. “No puedo pedir más esta temporada. Mi primer año fue una toma de contacto, a continuación se me propuso uno de los retos más importantes de mi carrera, llevar al equipo Nacional junto con David Fernández, y que finalmente se salvó, y luego coger la dura papeleta de preparador físico del Preferente. No puedo pedir más, este año dos títulos frutos del trabajo y del esfuerzo de cada una de las jugadoras”.

“Ahora a terminar la temporada que nos queda el mes de junio tenemos varios objetivos por delante, seguir exprimiendo a las jugadoras, y darlas la oportunidad de seguir creciendo, y a nivel personal, deseo ante todo seguir en el club, y lo que me ofrezcan lo aceptaré”.

Uno de los momentos que nunca olvidará fue la semana pasada cuando le dedicaron el gol tras el fallecimiento de la abuela de David García. “Hay detalles muy cercanos que hacen grande a este equipo. Hace unos días perdí a mi abuela y en el último partido ante el Torrejón vinieron todas las jugadoras a dedicarme el gol conseguido por Rocío Varona, todo un detalle que nunca olvidaré”, concluyó David García.

Víctor Martín es el fisiterapeuta de la categoría Preferente del Atlético de Madrid Féminas. A su vez es el delegado del primer equipo y dirige al Alevín B. Son muchas las sensaciones que vive a lo largo de una semana en los diversos equipos, pero a lo largo de un año aún más.

Víctor aseguró en unas declaraciones para la página web del club que las lesiones de las jugadoras fueron un quebradero de cabeza. 'A lo largo de la temporada hemos tenido lesiones de distinto grado de importancia. Al principio en la pretemporada pensábamos que tendríamos lesiones musculares, lo típico cuando comienzas un ejercicio físico después de estar varios meses parado. Pasamos de lesiones musculares a las más graves, las lesiones de rodilla, a las que no sólo el reposo las curo, sino que tienen que pasar por un quirófano y todo lo que conlleva. En muchas ocasiones en pongo en la piel de la jugadora cuando subimos al médico y éste le informa de que el menisco o el cruzado está dañado, justo en ese momento se le cae el mundo encima a la jugadora y a mí, porque en esta vida hay que tener empatía, y saber que esa jugadora está pasando un mal momento y que le queda una dura rehabilitación'.

'El apoyo de las jugadoras y del cuerpo técnico es fundamental en esos momentos duros. La liga se ha conseguido de manera extraordinaria, no hemos tenido ningún bajón y siempre estas jugadoras llevaban una sonrisa en la boca, y esto a la hora de trabajar te contagia y te hace más ameno el trabajo, pero a la vez son unas verdaderas profesionales. Desde el principio de temporada el equipo era una piña donde me acogieron muy bien, ya que yo era nuevo en esa categoría y a muchas de esas jugadoras no las conocía', indicó Víctor.

'La relación entre María Vargas y el resto del cuerpo técnico es muy buena, te ponen todo mucho más fácil. Sólo hay que ver al equipo lo contentas que están con María Vargas, eso será por algo, y es porque María se involucra mucho con este equipo y este gran club'.

Jennifer Hernández a sus 18 años de edad se le adjudico uno de los emblemas del Féminas, la capitanía del Atlético de Madrid Féminas C. Este es su segundo año en la categoría Preferente y conoce a la perfección la competición. Jenni es una jugadora más dentro del equipo, pero sus responsabilidades son mayores que las del resto.

Jenni hizo un balance de cómo transcurrió la temporada. “La verdad que los datos lo dicen todo, uno de los equipos que más goles hacen y que menos reciben tiene que ser el equipo campeón. Con estas estadísticas afirman lo equilibrado que está el equipo tanto en defensa como en ataque. Este año no podemos pedir mucho más, toda esta hazaña la hemos conseguido luchando día a día, con mucho trabajo y no desistiendo en nuestro sueño. Una de las claves de este gran ambiente es que todas somos amigas dentro y fuera del terreno de juego. Desde el primer día estuvimos muy unidas las jugadoras y el cuerpo técnico”.

“Cuando ganamos la liga ante el Alcobendas fue un momento de éxtasis, era mi primer título en el Atlético de Madrid que yo recuerde. He tenido que estar muchos años en este club para poder conseguir un título, pero esto no ha llegado sólo, detrás hay mucho trabajo y sacrificio, en la vida las cosas no te las dan regaladas, tienes que luchar por ellas”.

Una de las jugadoras que tiene que dar imagen dentro y fuera del campo es Jenni, puesto que es la capitana del equipo. “A pesar de llevar el brazalete de capitana sigo siendo la misma Jenni de siempre, aunque un poco más responsable y más madura, tengo que dar ejemplo como capitana a mis compañeras sobre el terreno de juego y fuera. Uno de mis sueños es ascender de categoría la temporada que viene, ya he estado dos años en Preferente y quiero descubrir nuevos mundos y nuevas sensaciones en otras categorías”.

“Quiero dar las gracias a todas mis compañeras y cuerpo técnico porque este año he disfrutado mucho junto a ellas, tanto en los entrenamientos como en los partidos y por supuesto a este gran club”, finalizó la capitana rojiblanca.

Elena Yuste de 17 años de edad es una de las integrantes de la plantilla del Atlético de Madrid Féminas C. A pesar de su corta edad cuenta con varios títulos en su palmarés, los más recientes el conseguido el año pasado con el Sub-16 proclamándose campeona de liga, y el conseguido este año, de manera brillante en la categoría Preferente.

La madrileña en unas declaraciones para la página web del club, aseguró que este año ha sido uno de los más duro, pero de los que más ha disfrutado. “La temporada ha sido muy complicada, más de la mitad de las jugadoras subíamos este año de la categoría Sub-16. Nuestra liga no es nada fácil, hay equipos muy veteranos y otros que habían descendido de la categoría Nacional. Nos ha costado acostumbrarnos, por eso hemos firmado la segunda vuelta mejor que la primera. Donde no me ha costado adaptarme es al equipo, somos una piña dentro del vestuario y siempre nos apoyamos en todos los momentos difíciles”.

“Acabamos la liga invictas, ya era hora, la temporada pasada llegamos a esta misma situación, ganando todos los partidos pero en el último partido perdimos ante el Torrejón en Las Veredillas, teníamos una espina clavada con ese rival y este año nos la hemos quitado, ya que en el último partido les ganamos y conseguimos la imbatilidad en un año”
, concluyó Elena Yuste.

María Moya es otra de las jugadoras del Preferente del Atlético de Madrid, con este es su segundo año en la categoría. Ha firmado una temporada espectacular, siendo defensa ha conseguido marcar 7 goles, 6 de ellos a balón parado.

Moya como la conocen sus compañeras nos quiso desvelar en unas declaraciones para la web cual fue la clave del éxito. “Trabajo, esa es la palabra clave del éxito, pero nosotras también hemos aportado sacrificio y entrega. Pero lo fundamental es que todas y cada una de nuestras jugadoras teníamos desde el inicio de la temporada el mismo objetivo, ganar la liga”.

“Yo viví la temporada pasada la misma liga, era muy parecida a esta, igual de complicada, el año pasado quedamos sub campeonas de liga y la diferencia que noto con respecto a la temporada pasada es quizás el compañerismo, todas teníamos el mismo objetivo y no pensábamos en conseguir títulos personales, sino colectivos”.

Uno de los momentos que no olvidará Moya esta temporada serán los dos goles conseguidos ante el Canillas que a la postre fueron fundamentales para la victoria rojiblanca. “En aquel partido marqué dos goles, pocas veces lo he hecho y siempre me acordaré porque además mis goles sirvieron para dar los tres puntos al equipo. María es una entrenadora muy exigente y que se preocupa mucho por sus jugadoras, lucha por ellas y quiere lo mismo que nosotras, vernos triunfar. Ayuda mucho en los momentos cabizbajos y te recuerda que siempre tienes que ir con la mirada al frente y a levantar la cabeza”.

“Para terminar me gustaría agradecer a mi equipo el trabajo realizado esta temporada, parece que haya sido ayer cuando estábamos en la pretemporada en el Cerro del Espino, y todo lo que hemos luchado, pero con trabajo y entrega conseguimos todo lo que nos proponemos, pero ante todo, todas juntas”, finalizó María Moya.

etiquetas: